28 diciembre 2006

LO ES


Quiero decir, que es Navidad. Lo que no es (lo que aparece en la foto) es nieve. En realidad se trata del efecto que produce una semana de heladas en una zona en la que apenas llegan los rayos del sol (es decir, rocio, helada, rocio, helada, y así hasta que la temperatura lo descongele). Y ocurre en muchos sitios de la península. Pero esta foto en concreto está tomada en el pueblo de mi padre, en el Bierzo. En unos días, más cosas. Y por cierto: ¡¡¡¡¡¡ no me gusta la Navidad!!!!!!!

20 diciembre 2006

Gibson y su "Apocalypto"


Tenía algún que otro temor hacia esta película. El primero, su director y productor, Mel Gibson: un tipo tildado de machista, homofóbo y antisemita (una noche de parranda insultó a los judios, y depués dijo que todo era un error). Y, además, culpable de una película tan sangrienta, violenta y dolorosa (visual y visceralmente) como LA PASIÓN. Hace unos días comprobé (gracias a un envío de agencia) como los guatemaltecos estaban de uñas contra el director porque el tratamiento que hacía en la película de la civilización maya era vejatorio, sangriento y por tanto parcial. En ese momento pensé que eran los típicos argumentos de historiadores lumbreras y que sus razonamientos estaban mediatizados por el hecho de ser lugareños (en este caso de Guatemala).
Bien. Pues después de haber visto APOCALYPTO, uno llega a la conclusión que ha pasado 120 minutos sufriendo por las mutilaciones, los hachazos, los cortes, los golpes en la cara, en las costillas, en todas partes, de la mayoría de los personajes que pasan por la pantalla (todos, menos 3). Y que de esos 120 minutos, tan sólo 15 se corresponden con algo que no sea sufrimiento, dolor, salpicaduras y esparcimiento de vísceras. Y tienen razón: la imagen que ofrece de la civilización maya (que de civilización, en la película, no tiene ni las raspas) es la de un grupo de desequilibrados mentales que confunden la falta de agua y las plagas de las cosechas, con un sacrificio continuo de sangre, corazones arrancados y cabezas cortadas, que (al menos a mí) me recordaba a la visión que ya nos ofrecía Spielberg en INDIANA JONES Y EL TEMPLO MALDITO. Tal vez si Gibson hubiese avanzado y nos hubiese ofrecido algo más (eso que se llaman matices, zonas grises, no sólo malos, malos y requetemalos, frente a buenos, buenos y requetebuenos) sobre esa cultura, sobre su forma de vida, otro gallo cantaría. Demuestra así que lo única que le interesa, como en su anterior película, es el dolor y la sangre.
Añadir también, que en ese empeño por construir un realismo extremo, al obligar a los actores a dialogar en una jerga entre maya e india, resulta vano. Entre otras cosas porque Gibson debería saber que en la actuación, la fonética cuenta tanto como la actitud de los actores. Y en eso, nada influye esa jerga, un acento inglés, francés o chiricahua.
Por todo esto no acierto a comprender qué extraño mecanismo rige la mente de críticos como el de Fotogramas (Fausto Fernández) para ensalzar de semejante forma la película de Gibson: "Mel Gibson alcanza en su última realización tras las cámaras unas cotas de fiera maestría radical tan mastondónicas...(...) Ebrio de inventiva...(...) Arrebatadora orgía de los sentidos que se permite el lujo de casi prescindir de los diálogos..."
Lo mejor, como siempre, comprobarlo por uno mismo, viendo la película.

13 diciembre 2006

DANIEL GUZMAN Y EL NENG, JUNTOS Y REVUELTOS

Hace unos días me tocó entrevistar a Daniel Guzmán (AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA) en el circuito del Jarama (no me preguntéis por qué. Fue algo surrealista que contaré en su momento). La entrevista todavía no está disponible. Así que, para no desmerecer a mi aguda esquizofrenia, ahí va otra entrevista, con el Dani, Buenafuente y el Neng.

08 diciembre 2006

TELEVISION CON SABOR A HIEL



Llevo varios días intentando poner orden en mi vida. Es decir, tirar toda esa mierda de papeles que los periodistas (y otros que no lo son) con 'síndrome de Diógenes' acumulamos por culpa de la estúpida frase 'lo guardo, lo leo y después lo archivo' (el conocido también como 'nunca se sabe'). Y evidentemente, ni lo les, ni lo archivas. Simplemente lo acumulas. Lo dicho. Entre toda esa morralla he descubierto joyas que os iré desvelando poco a poco.
Ahí va la primera. Se trata de una página de una revista (de la que no puedo recordar el nombre) en la que colocaban frases que habían dicho famosos, y que unos meses después quedaban desmentidas. Entre ellas recorté estas dos de Ana Rosa Quintana (ya sabéis, la presentadora que firmó un libro titulado SABOR A HIEL:
“Me encanta jugar con el ordenador y navegar por Internet. Me encantan los avances tecnológicos”.


Días después, para explicar no sé qué patrañas sobre si su libro había plagiado o no de otros libros (Danielle Steel, Ángeles Mastretta y Collen McCullough, la autora de EL PÁJARO ESPINO) dijo esto:
“No sé nada de ordenadores. Ni siquiera sé grabar un disquete”.

Por todo esto, y por mucho más, es por lo que siempre he pensado que debemos huir de la televisión, como de la peste (lo justo para recibir el salario). Eso si no queréis quedaros como mi amigo, el Gallo Claudio, a quien encontré a altas horas de la madrugada al lado de la Ribera de Curtidores (zona Rastro). Según me comentó, se había dado a la bebida después de trabajar (si señor) de guionista en DOLCE VITA (Tele 5). Así son las cosas. Y así no me gustaría contarlas.

07 diciembre 2006

LOS ASUNTOS SUCIOS DE SCORSESE

(ATENCIÓN: ABSTENERSE DE LEER QUIENES NO HAYAN VISTO INFILTRADOS)
Sé que lo que voy a decir va a disgustar a más de uno. Me consta, porque entre ellos se encuentran amigos a los que les gustó y disfrutaron viendo INFILTRADOS (THE DEPARTED). A mi también me duele, porque su director, Martin Scorsese, es uno de mis favoritos. Sin embargo no puedo evitarlo. La película es un remake de la hong-konesa JUEGO SUCIO (INFERNAL AFFAIRS), escrita y dirigida por Wai Keung Lau, Siu Fai Mak y Felix Chong. Pero, mejor, voy a dejar que sean las palabras de Ángel Fernández-Santos (crítico de cine ya fallecido) las que lo expresen:

“Hay insolencia, y a veces también necedad, detrás de la práctica parásita, ya veces también plagiaria del remake o refilmación –intrusa entrada a saco en películas ajenas para hacerlas propias, lo que de paso apesta a robo legal-, aberración a que conduce con asqueante frecuencia el desierto imaginativo de Hollywood. (…) Todo ocurre en VANILLA SKY tan al pie de la letra de ABRE LOS OJOS que no se entiende qué alquimia de la caradura ha usado Camero Crowe, como pócima moral que le permite sin rubor proclamarse autor de un guión que en todo lo esencial escribieron otros” (Ángel Fernández-Santos, EL PAÍS 1 de febrero de 2002).

Sin rubor, debo decir que si donde dice VANILLA SKY y ABRE LOS OJOS digo INFILTRADOS y ASUNTOS SUCIOS, respectivamente, y donde dije Cameron Crowe digo Martin Scorsese (insisto, con pena), el resultado es definitivamente el mismo.

No hay aportaciones que mejoren el original. Ni el cambio en el personaje de la psicóloga (en el original sólo se relaciona con el infiltrado en la mafia), que merced a una virguería de guión termina acostándose, increíblemente, con los dos 'topos' (DiCaprio y Damon). Ni el encabronamiento constante del personaje de Mark Whalberg (inexistente en el original y que Scorsese y su guionista se sacan de la manga, simplemente para el encaje de bolillos final). Ni la presencia de un ampuloso (siempre increíble, en un vehículo acorde a sus lucimientos) Jack Nicholson. Ni ese maniqueo final edulcorado moralmente, en el que se nos intenta explicar que el mal nunca vence, y que en su original termina como debe terminar, con la muerte del héroe y el triunfo del amoral reconvertido. Y encima, como ocurría en VANILLA SKY, han tenido el descaro (como puede comprobarse en los créditos del trailer y del cartel) de atribuirse el guión. En conclusión: si dejamos a un lado la música de JUEGO SUCIO, el buen trabajo de Di Caprio y del resto del reparto en INFILTRADOS, la hongkonesa gana por goleada: está mejor realizada, sus localizaciones son mejores, las secuencias de acción están infinitamente mejor resueltas (a veces a ritmo de vídeo clip, pero juego a su favor), es más intensa y encima dura tan sólo 95 minutos, frente a unos extensísimos 152 de la versión Hollywood.


Seguro (así lo espero) que volveremos a disfrutar de un cineasta que nos regaló momentos increíbles en MALAS CALLES, que nos estremeció con los viajes nocturnos del Travis de TAXI DRIVER, que volvió por esos cauces en AL LÍMITE (a pesar de Nicholas “Kulechov” Cage), que refilmó con precisión (esta vez sí) EL CABO DEL MIEDO o que reubicó a Robert De Niro y a Joe Pesci gracias a tres obras maestras como TORO SALVAJE, UNO DE LOS NUESTROS y CASINO. Ese es mí Scorsese y al que echo de menos ahora.
Por cierto, JUEGO SUCIO se puede ver estos días en Canal + (Gracias por descubrírmela, ‘Deivid, el de Londres’).

25 noviembre 2006

MISTER BEAN, CON UN PAR


A veces las empresas tienen dificultades (mentales) para conseguir sus objetivos. Por ejemplo vender. Por eso recurren a caras conocidas: actores, músicos, deportistas, cantantes o famosos sin oficio concreto. Eso hace que la gente crea que el personaje en cuestión utiliza ese producto a diario (Clooney bebe Martini como un cosaco, Coronado está todo el día dándole al BIO y, sin duda, Isabel Preysler prefiere deleitar a sus comensales con los Ferrero Rocher antes que con cualquier canapé de Arzak o Sergi Arola).
A los de esta empresa se les fue un poco la mano. Lo digo porque publicitan unos huevos de chocolate con ¡sorpresa! dentro. Y lo hacen, con un par (de güevos), con el nombre de Mr. Bean. Si amigos, el tipo que dejaba sus mocos en un cuadro del renacimiento. El tipo que en un avión explotaba una bolsa de papel llena de vómitos. El tipo que cocinaba el pavo con lejia, que usaba los mismos calzoncillos dándole la vuelta. Pues a ese tipo, le colocan con unos HUEVOS DE CHOCOLATE CON LECHE, CON SORPRESA DENTRO. Seguro que estos huevos son como los Kinder, pero a lo bestía (¿Se imaginan lo que nuestros hijos, nietos, o sobrinos pueden encontrar dentro?). Por cierto, los venden en los supermercados DÍA. Sobran las palabras.

16 noviembre 2006

CQC versus PEDRO JOTA

La de cosas que han pasado este año, con la llegada de Cuatro, del programa Noche Hache y demás. Es increible. Como increible resulta que cuando un reportero del CQC le pregunta a Pedro J. Ramírez en estreno de GAL lo siguiente:
"CQC: ...Una cosa más, ¿la banda sonora es de la Orquesta Mondragón?
PEDRO JOTA: (pausa de 3 segundos) ¿Por qué hay programas de televisión que sólo saben hacer preguntas estúpidas?"
Pues mira igual lo es. Tanto como lo que su periódico publicó, relacionando precisamente el hallazgo de una cinta de casette del citado grupo, junto con una tarjeta de una empresa gráfica. Vamos, que la noticia publicada y que todavía se puede localizar en Internet (http://www.elmundo.es/papel/2006/05/05/opinion/1965747.html), dice así:

"LA POLICIA INTENTA TAPAR UN 'AGUJERO NEGRO' CREANDO OTRO MAYOR
La Dirección General de la Policía hizo ayer pública una nota en la que afirma que los agentes encontraron en la furgoneta Kangoo de Alcalá de Henares, horas después de los atentados del 11-M, «una tarjeta impresa» de la empresa radicada en Madrid «Gráficas Bilbaínas». La nota señala que, además, las Fuerzas de Seguridad hallaron una cinta de radio cassette de la Orquesta Mondragón.
El comunicado de la Dirección General de la Policía intenta sembrar la confusión al sugerir que este periódico habría equivocado esa cinta musical con una tarjeta de visita de alguien perteneciente al guipuzcoano Grupo Mondragón".

Querido Pedro Jota, CQC hará preguntas estúpidas, pero vuestras presuntas "conspiraciones" y las relaciones que creais, dan miedo. Eso.

12 noviembre 2006

MAS BANDERAS DE NUESTROS PADRES


"En esta inolvidable crónica, quizas el momento más famoso de la historia militar norteamericana, James Bradley ha capturado la gloria, el triunfo, la angustia, y la herencia de los seis hombres que levantaron la bandera en Iwo Jima.
Esta es la verdadera historia que se esconde detrás de la fotografía inmortal que ha venido simbolizar el valor y la voluntad indomable de América. En febrero de 1945, infantes de marina americanos hundidos en la resaca en Iwo Jima-y en historia.
En medio de la metralla y del fuego de los morteros derramados en esta playa, consiguieron llegar al pico más alto de la isla. Y una vez allí, en medio de aquel infierno, izaron la bandera. Ahora, el hijo de uno d ellos ha escrito la historia de seis de esos hombres. John Bradley nunca habló a su familia de la guerra ni de esa fotografía. Pero después de su muerte, en los años setenta, su familia descubrió, entre sus enseres, unas cajas llenas de cartas y fotos. En la novela, Bradley, retrata a través de esos documentos las vidas de su padre y de los hombres de la Easy Company. Siguiendo sus trayectorias tras el regreso de Iwo Jima, Bradley ha construido un relato clásico sobre una de las batallas más cruciales y heróicas de la denominada Isla Uno del Pacífico, un lugar lleno de túneles en el que perdieron la vida 18.000 soldados japoneses y 6.766 estadounidenses (ver correcciones y comentarios).

Pero quizás la parte más interesante la encontramos en lo qué sucedió tras la victoria. Muchos de los hombres de esa emblemática foto murieron en la batalla. Sólo tres consiguieron volver a casa, donde muy pronto se convirtieron en símbolos del heroismo norteamericano. Tanta adulación acabó con dos de ellos. Sólo el padre de James Bradley pudo superarlo, evitando cuanto pudo cualquier atisbo de heroismo, sin mostrar jamás la famosa fotografía. “Los héroes verdaderos de Iwo Jima son los que no han vuelto”, explicaba entoces Bradley padre a su hijo.
Lo cierto es que pocos libros han capturado la complejidad y el furor de la guerra y de sus consecuencias como lo hace "Banderas de nuestros padres". La historia retrata a una generación marcada por este conflicto,y lo hace de forma inquisitiva, con la honradez y la pasión de un hijo, que rinde así homenaje a su padre. Es, en resumen, la historia que separa el mito de la verdad, el verdadero significado de la palabra héroe y la esencia de la experienca humana en medio de una guerra".
Respecto a la película, añadir que el proyecto lo arrancó Steven Spielberg, aunque al final prefirió mantenerse tan sólo como productor y ceder la dirección (gracias a Dios) a Clint Eastwood".

Y después de verla, he extraído estas conclusiones (son opiniones, tan válidas como cualquier otra):
No pasará a la historia como una de las grandes de Clint Eastwood. Hay un exceso de batalla, y sólo crea identificación con el personaje del indio (Ira Hayes) y ni siquiera es un gran trabajo de actor. Está bien rodada (las imágenes de batalla rodadas desde las lomas en las que vemos la evolución de los barcos, son sobrecogedoras). Sin embargo, está muy lejos de la empatía que creaban MYSTIC RIVER o MILLION DOLLAR BABY. Allí había personajes. Aquí una batalla. Sólo la última media hora, gracias a una narración más pausada, podemos comprender lo que todos ya sabemos: las guerras son brutales, insulsas e innecesarias. Y ni siquiera la Segunda Guerra Mundial, hasta ahora mitificada por tratarse de una guerra contra el régimen de Hitler, se salva de esa quema. Después de verla, uno sale con la sensación de que quizá LETTERS FROM IWO JIMA, la visión de la misma batalla a través de los ojos japoneses, nos ofrezca lo mejor de Clint. (Atención a la guerra de cifras sobre los muertos en la batalla. He leído ya varias versiones)

23 octubre 2006

Un pianista sin argumentos contra la critica

Este chico, que evidentemente es guionista, y no en un burdel, aunque tampoco muy lejos de él, escribe contra los críticos en general, y los de cine en particular. Se le nota la bilis, pero también la falta de argumentos sólidos al respecto. Por eso le he contestado a muchas de sus, valga la redundancia, críticas. Aunque, como podréis comprobar, no soy el único. Mi respuesta corresponde al 21 de octubre a las 2.07. Merece la pena leerla. Como también merece la pena leer este otro artículo en el que este bloger habla, esta vez dando en la clave, sobre lo ocurrido en el Festival de Venecia, donde muchos de nuestros críticos allí convocados (y pagados para tal fin) no tuvieron 'la delicadeza' de verse la película ganadora (de la cual se convocaron tres pases tres): http://www.trendesombras.com/num6/art_venecia2006.asp

Después de leer el artículo os animo a que descubráis el currículum del director de la película ganadora. ¡Quita el hipo y convierte en tontos a los que no fueron a verla!: http://spanish.imdb.com/name/nm0422605/awards.
Y comprobar los pases que hubo de la película en la propia página del Festival de Venecia:
http://www.labiennale.org/en/news/cinema/en/65036.html

Sobre este tema, también me ha interesado mucho lo que escribe Iván Reguera en su blog: http://blogs.periodistadigital.com/cinedigital.php/2006/09/19/veo_veo_mamoneo

07 octubre 2006

Comer, beber, y disfrutar con el cine


En el año 2000 viajé a Bretaña, junto con Oriol (el cámara de Videozapping, la productora) para grabar el making off de la película "Les femmes... ou les enfants d'abord", que aquí se ha traducido como "La curva de la felicidad" (nada que ver con la obra de teatro). Allí, Carmen y Sonia, ambas de la parte española de producción (Esicma) hicieron de relaciones públicas y nos presentaron al equipo, al director, a los actores. Con nosotros viajaba también un fotógrafo (López de Zubiria) y un diseñador, ambos con la intención de recoger material para el cártel y la parte gráfica de promoción. El diseñador era Toni Galindo, a primera vista, un chico amable y locuaz con aspecto de "freakie", datos que luego se confirmarían. Durante 3 días entablamos una amistad, trufada de conversaciones sobre cine y series clásicas, y modernas, de televisión. Toni era un tipo sencillo, lleno de anécdotas, sobre todo relacionadas con la serie b del cine y la tele. Conocía a gentes de todos los ámbitos, menos del político (sus favoritos eran los directores de cine y los de festivales). Era, diría casi sin miedo a equivocarme, una biblia de todo eso. Recuerdo sus camisetas oscuras (y mira que hacía calor en Francia esos días, y le recomendabamos que probase con otras más claras), sus gafas de pasta gruesa y su visibles patillas. Recuerdo también como nos puso los dientes largos haciéndonos partícipes de sus visitas al restaurante de Arzak, donde había comido en la cocina de tan emblemático chef. Y por supuesto, recuerdo lo bien que lo pasamos en la fiesta de fin de rodaje (con todo del equipo, incluido el director), donde nos pusimos las botas comiendo "craves" (desde ostras hasta cangrejos y demás golosinas de ese rincón de La Bretaña). Días antes habíamos participado en una de las escenas más lúdicas de la película, en una de las playas próximas a Vannes (secuencias que finalmente su director, Manuel Poirier no incluyó). Allí grabamos también la sesión de fotos con Sergi López, Sacha Bourdo y los niños de la historia, de la que tendría que salir el cartel de "La curva...". En esas imágenes que todavía veo alguna vez, también está Toni dando instrucciones y buscando el punto de vista más adecuado. Pasaron unos cuantos meses y, esta vez en el Festival de San Sebastián, Toni me pidió que le enviase, en cualquier formato, todo lo que grabamos ese día. La falta de tiempo, el olvido (para que negarlo) y el exceso de trabajo, me lo impidieron muchas veces. Ahora, sé que Toni estará riéndose, porque finalmente, aquella jornada en la playa, tampoco sirvió para el cartel. Pero le sigo recordando. No sólo por sus carteles de las dos últimas películas de Amenábar ("Los otros" y "Mar adentro"), o de festivales varios (el de Donosti de este año con Marisa Paredes o el de Sitges, con esa oreja, que tanto le recordaría a una de sus favoritas "Terciopelo Azul" de David Lynch) o por su amor, mimo y dedicación al cine y al diseño. Le recuerdo por sus ganas de vivir, por su forma de tratar a la gente y por su risa. Toni, desde aquí porque sé que estarás allí, con Luke, Han y demás, "que la fuerza te acompañe".

21 septiembre 2006

URUGUAYOS Y TIBURONES


El domingo 17 de septiembre, el suplemento de El País publicaba sendas entrevistas con dos figuras del mundo literario y artístico uruguayo ¿Casualidad? Seguro que no.
El primero Mario Benedetti, poeta, prosista, novelista y ensayista, exiliado y después desexiliado, que ha vivido muchos de sus mejores momentos en España, pero que no sería lo que es sin su acerbo montevideano. El segundo, Jorge Drexler, médico, compositor, autor, intérprete, a la sazón, un poeta al que Sabina se trajo cual mecenas y que ha cosechado sus mejores frutos en este exilio musical. Dos exiliados. ¿Casualidad? Puede. Son, como decía Paul Thomas Anderson en “Magnolia”, cosas que pasan. Sobre estas "cosas que pasan", el propio Drexler relata en la entrevista que “Al otro lado del río”, la canción con la que alcanzó la gloria del Oscar, nació fruto de la ley del mínimo esfuerzo: “Fue la producción más simple de mi carrera, y ya ves, me acompañará toda mi vida”.

A esa diosa, la casualidad, le debe también el cine alguno de sus mejores momentos. Lo cuenta Richard Dreyffus (y muchos otros) en un escueto e interesante documental de Bill Couturié que estos días emite Canal + con el título de “Nadie sabe nada” (frase acuñada hace más de 30 años por el guionista William Goldman que todavía permanece como uno de los más grandes principios del cine, y de la televisión). Durante el rodaje de “Tiburón”, detalla Dreyffus, Steven Spielberg vivió uno de los peores momentos de su carrera. Llevaban varios días de retraso sobre el plan de rodaje y “el tiburón mecánico seguía sin funcionar. Alarmados, los productores, le propusieron al director comenzar sin “el bicho”. Así, sin criatura, con varios planos nocturnos contrapicados de una chica bañándose, hundiéndose y, por supuesto, con la música de John Williams, el resultado fue, y es, una de la secuencias más inquietantes que ha parido el cine de terror.
En el mismo documental nadie (Danny de Vito, Sydney Pollack, Richard Zanuck o George Clooney, entre otros) es capaz de explicar si esos momentos mágicos del cine son fruto del trabajo y las intenciones de un artista o, más bien, pura casualidad. Quizá, como cuenta en el libro “El guión cinematográfico, un viaje azaroso” mi amigo Miguel Machalski, todo esto tiene que ver con un cúmulo de circunstancias, algunas azarosas, otras intencionadas. Y sería impensable que una frase como “Alégrame el día” resultase creíble en boca de, por ejemplo, de Pepe Sacristán.

(En la foto, la mencionada secuencia de "Tiburón", una prueba evidente de que para causar inquietud y miedo es mucho más efectivo lo no mostrado que lo evidente. Lástima que Hollywood no haya aplicado esta lección en otras producciones de terror).

06 septiembre 2006

El "Cousteau" de los Osos Grizzly

Grizzly man es el título de la última película del director alemán Werner Herzog. En ella, Herzog retrata el carácter y los últimos días de Timothy Treadwell, un singular, romántico y, sobre todo, esperpéntico ecologista, cuya fantasía era convertirse en el Cousteau de los osos grizzly. La realidad, la de la una naturaleza implacable, acabó con el sueño ingenuo y tonto de esta especie de Pocholo, cuyo final trágico (él y su novia murieron a manos de un viejo oso grizzly en octubre de 2003) describe Herzog sin ningún atisbo de morbo. Treadwell, cuentan sus amigos y familiares, intentó convertirse en actor famoso, y de hecho a punto estuvo de conseguirlo si hacemos caso a su padre, quien asegura en la película que Timothy quedó en segundo lugar para conseguir el papel que finalmente se llevaría Woody Harrelson en la serie "Cheers". Éste y muchos otros fracasos (su vida sentimental, por ejemplo, que Herzog elude por falta de material y testimonios) le acercaron tanto al alcohol y a las drogas como a la muerte.
Durante una excursión a Canadá, Treadwell encontró una fuente para librarse de sus fantasmas y al mismo tiempo alcanzar la fama. En otras palabras: una razón para vivir. La defensa de los osos grizzly de la Reserva Natural de Katmai, en Alaska, se convirtió desde 1989 en su obsesión. Creo una organización, Grizzly People, dio clases gratuitas en Institutos para concienciar a los jóvenes americanos, visitó los programas de televisión y recorrió el país entero intentando explicar su causa. Pero eso que él llamaba enajenadamente “la amistad” de “sus” osos, no es para Herzog más que la indiferencia total y absoluta de un animal que únicamente busca satisfacer sus instintos primarios: comer y reproducirse. La perdición de este hombre (que diría Paz Aliciagarcíadiego) fue su incapacidaz para comprenderlo. Eso y la confianza de vivir entre ellos durante más de 10 veranos sin haber sufrido ni una sóla agresión. Para Herzog, fue más suerte que pericia de ecologista.

No podemos obviar que a lo largo de su carrera, Herzog se ha interesado siempre por personajes que, alejados de la sociedad y sus reglas, se arriesgan, bordeando muchas veces la locura y la muerte, con tal de sublimar sus aspiraciones personales. En este sentido, el Treadwell del documental, ese tipo que insiste de forma enfermiza que moriría por los osos (un peligroso deseo), nos recuerda a los protagonistas de Fitzcarraldo (1982) o de Aguirre, la cólera de Dios (1972). La voz de Herzog, en este y otros documentales, es fundamental para entender al individuo. Él autor le comprende, le quiere y así nos lo transmite. Pero deja muy claro cuál es su punto de vista en la historia. Por eso y por otras muchas razones (una exquisita banda sonora compuesta e interpretada por el guitarrista Richard Thompson) quizá nadie debería perderse uno de los mejores documentales del año, ganador del Primer Premio (en su categoría) en el Festival de Sundance 2005.

PD: Se me olvidaba añadir, primero que éste no es el último trabajo de Herzog, pero sí es, cronológicamente, el último estrenado entre nosotros. Recientemente, y gracias a la excelente acogida de Grizzly Man, se ha estrenado The White Diamond, película anterior, en la que Herzog vuelve a ese personaje extremo y aventurero. Y lo segundo es que cualquier cosa que queráis de Herzog está en esta página: http://www.wernerherzog.com/main/index.htm

31 agosto 2006

EL METRO DE MADRID, "HUELA"

Es lo que dicen en la publicidad (por cierto, un anuncio que ha desaparecido, pero que seguro volverá en la llamada etapa pre-electoral. Ya sabemos por qué). En realidad la redacción debería decir es "METRO DE MADRID, HUELE", huele a sudor, ya que apenas hay vagones con aire acondicionado, huele del exceso de personas que viajan en él y la falta de más metros en menos tiempo (con vagones más grandes y mejor concebidos), y huele porque ya está bien de disponer de un medio de transporte tan mal estructurado. Aunque se encargan de pregonar que han abierto la 1 y la 8, esto es lo que hemos vivido este verano en la capital:
las líneas 3 (MONCLOA-LEGAZPI) y 7 (LAS MUSAS-PITIS) completamente inutilizadas (la 3 es la pupas: la abren y la cierran, la abren y la cierran. Llevan así dos años); la 6, la circular cerrada en el tramo entre LEGAZPI y MÉNDEZ ÁLVARO; la 10 cerrado el tramo entre CIUDAD JARDÍN y CUATROVIENTOS; la 1 cerrado el tramo entre NUEVOS MINISTERIOS y PLAZA CASTILLA; la 8, cerrado el tramo entre COLOMBIA y MAR DE CRISTAL.
Ahora hagamos balance. Si en total existen 10 líneas, y tenemos que la 1, la 3, la 6, la 7, la 8 y la 10 están en obras, ¿qué nos queda?: pues cuatro líneas más o menos operativas. (No incluyo la 12 de Metrosur, entre otras cosas porque todavía no se les ha ocurrido la racional idea de que los billetes de metro normales sirvan también para esta línea)
Pero queréis más, pues tomad: una de las principales estaciones de enlace, hasta la que llegan viajeros de todo el mundo en tren, ATOCHA-RENFE no dispone de escaleras mecánicas y el único ascensor que hay es una auténtica mierda. Las puertas en las estaciones en curva carecen de un resguardo (que sí existe en el metro de Barcelona) para evitar que un viajero meta la pata y se quede atrapado. El aire que circula en las zonas de salida, cual viento de cine, ayuda muchísimo a las farmacéuticas del paracetamol. De un convoy completo de metro, algunas veces tan sólo un vagón dispone de aire acondicionado (¿Por qué?). Y no entremos en el enlace entre el centro de Madrid y el Aeropuerto, una auténtica bicoca para los taxistas, que se llevan entre 20 y 35 euros (dependiendo de la T1, T2, T3 o la tan moderna y ejemplar T4). Un sin fín de razones que me llevan a pensar que el metro de Madrid Vuela, pero hacia la más absolutas de las Mierdas. En esta página, se pueden econtrar algunas quejas. Aunque para esto lo mejor (atención al eslógan) es "que no te lo cuenten, ven y compruébalo por ti mismo". Http://www.quejasonline.com/sec.php?ID=46. Os paso también un link para reclamaciones (que deberíamos saturar) y un teléfono para llamarles y contarles de qué pasta está hecho su transporte público: http://www.metromadrid.es/03_atencion_reclamaciones.asp. Tfno.: 902444403.

30 agosto 2006

FORGET PARIS (OLVIDATE DE PARIS)

Lo primero que hay que entender cuando uno llega a París es que nos encontramos ante el mejor y más completo parque temático de monumentos del mundo: LOUVRE, ORSAY, NOTRE DAME, TOUR EIFFEL, HOTEL DE VILLE, CONCERGERIE, SAINT CHAPELLE, PONT NEUF, TULLERÍAS, CAMPOS ELISEOS, ARCO DEL TRIUNFO, PLACE VENDOME, SACRE COEUR, NOTRE DAME DE LORETO, PALAIS DE TOKYO, PALAIS DE CHAILLOT, LE PALACE DE L'OPEREA, LES INVALIDES, MUSEO NAPOLEÓN, MUSEO RODIN, LA CASA DE VÍCTOR HUGO, LOS CEMENTERIOS PERE LACHAISE, MONTMARTE, MONTPARNASSE... y así casi hasta el infinito. Y además con dos variantes, PARÍS DE DÍA y PARÍS DE NOCHE. En este parque temático, uno debe (intentar) esquivar, como si un slalom de esquí se tratara, a los miles de fotógrafos aficionados que lo inundan. Hasta que descubre que se trata de una tarea estúpida, además de inútil. Conclusión: hacer lo único posible, unirte al enemigo (los 'take a picture') y pillar todo lo que se te cruce por delante. Y en esas andaba cuando me encontré con la bici de un 'fan' de Salvador Dalí. No es que esté rota, es que el 'nota' la llevaba así. ¡Increible! Y es que en París, hasta los Starbucks parecen el palacio de María Antonieta (por ejemplo el del Boulevard de los Italianos, en pleno centro).
Así que no os perdáis las próximas entregas, de las que os avanzo los títulos: "SI EL METRO DE MADRID VUELA, ¿QUÉ HACE EL DE PARÍS?", "NOMBRES QUE COJEAN", y de propina una entrega de "LA VERBENA DE LA PALOMA". Y por supuesto, la típica foto en lo alto de la Torre, así como algunas nociones para moverse por la ciudad y dar la nota.
(P.D.: Aunque siempre es preferible este parque temático, que la variante con la que nos encontramos el año pasado cuando los muchachotes cabreados de la banlieu se quitaron el estrés artístico quemando coches por todo París)

22 agosto 2006

No me pises, que llevo fox

Marta Provencio, la responsable de prensa del Canal Fox, ha tenido el agradable detalle de enviar (a mí y a muchos que escriben sobre televisión) unas chanclas naranjas (el color del canal). De entrada muchas gracias Marta, eres una gran profesional y llevas unos años demostrándolo. Y de paso aprovecho para dar las gracias también a su canal por permitirnos ver las series con muy poca, poquísima, publicidad intermedia. Que en Tele 5 y demás, resulta imposible aguantar una serie, no digamos una película de más de hora y media. (De HOUSE, atención al primer capítulo de la 3ª temporada que se estrenará en EE.UU. el 5 de septiembre, y lo mismo o parecido, pero en octubre, de PERDIDOS, donde pronto asistiremos a un inexplicable desenlace en el capítulo VIVIR JUNTOS, MORIR SÓLOS). Un sin vivir.

11 agosto 2006

SEXO DEBIL... SEXO FUERTE...


Hace unos dos años, más o menos, una compañera (Monty) y yo, nos pusimos manos a la obra y presentamos varios proyectos(series de televisión) en varias productoras. Entre ellos había dos comedias cotidianas de duración estándar (lo que decida el programador inútil de turno, que suele ser 50 minutos, convertidos en 90 con pausas, cortes y demás) y una, cuyo título era precisamente SEXO DÉBIL, SEXO FUERTE (el débil eran ellos, el fuerte, evidentemente, ellas). Se trataba de una serie de esqueches que ocurrían en un decorado sencillo (un sofá, la cocina, una barra de un bar, y poco más) en los que ELLOS hablaban por su lado, y ELLAS por el suyo. La duración de cada esquech no debía superar en todo caso los 10 minutos. Parece que gustó. Al menos eso nos dijeron. Pero, pronto nos abrieron los ojos: "las televisiones no quieren formatos que duren menos de 45 minutos", nos dijeron. Así que alargamos la serie a gusto del consumidor. Allí se quedó. Ahora me llama esta amiga, y me cuenta que las teles quieren formatos de 10 minutos, con esqueches divertidos y decorados muy sencillos ¿ Alguien entiende semejante gilipollez? Esto lo deciden los señores ejecutivos en las cadenas, los que deciden la programación. Unos tipos que ganan una pasta gansa (y no es un tópico, la ganan de verdad) por comprar series, formatos, etc. Recuerdo que cuando le llegó el éxito a AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA, algún ejecutivo nos comentó que "sería buen momento para sacar algo tipo Mortadelo y Filemón, o Carpanta, personajes típicos del tebeo adaptados a la pantalla". Y así es el maravilloso mundo de la televisión, pasean y vean...
P.D.: ¿Saben cómo se titula la nueva serie de Ana 'guionista' Obregón? "ELLAS Y EL SEXO DÉBIL". Jo, como mola, estoy que doy saltos de alegría.

10 agosto 2006

Ese angel organizador que esta en todas partes



Si hay alguien que se merece el cielo, y mucho más, es esta chica rubia, gallega de origen, madrileña de adopción, viajera intrépida que estos días se prepara para recorrer el Camino de Santiago. Se llama Anuska. Todavía recuerdo que cuando la conocí, durante un curso sobre los diálogos del guión cinematográfico impartido por Valentín Fernández-Tubau, no paraba en su asiento. Y es que si hay dos adjetivos que la definan son inquieta y detallista. Cuento todo esto porque ayer, es decir un poco más abajo, contaba que durante la cena de Córdoba, los tunos aparecieron por casualidad. Y no, para nada ocurrió así. Entre otras cosas porque a los tunos "se los trajo" Anuska. Le costó lo suyo, pero lo consiguió. Para quienes no la conozcan contaré, que el oficio real de Anuska (entre muchos otros) es el de conseguidora. Que tienes un amigo triste y necesitas animarle: Anuska es capaz de traerse a Eugenio del más allá para que le cuente un chiste y le haga reir. Y si se resiste, se vestirá de lo que sea para arrancarle la sonrisa. Es capaz de todo. Y lo peor (o sea lo que la hace única) es que todo esto lo hace sin esperar nada a cambio. ¿Verdad que es rara? ¿o sospechosa? Pues es que ella es así. No tiene remedio. Y por eso y por mucho más, se merece el cielo, el cielo que es ella misma. Quienes la conocen de verdad la quieren un montón. No es para menos.
Besos Anuska. Te mereces esto y mucho más.

09 agosto 2006

"BIENVENIDO A LA REPÚBLICA INDEPENDIENTE DE... SU PUTA CASA"




Es que algunos días yo también me siento un poco... así como crispado, como de 'mu mala hostia' con determinadas cosas de este puto mundo consumista. Y me viene a la cabeza que para todo esto de 'redecorar mi vida' no necesito que unos señores de una multinacional del mueble que paga 2 dólares al día a un obrero en Indonesia me lo digan a la cara. Vamos, que 'ni puta falta que me hace'.

Una semana inolvidable


Del 17 al 22 de julio, un grupo de gentes del cine, o mejor del guión, nos juntamos en Córdoba, no sólo para hablar de guión, de narrativa audiovisual o de cine puro y duro. La disculpa han sido los cursos "Un verano de guión" que ha organizado abcguionistas. La realidad fue una semana intensa de convivencia, de anécdtoas, de momentos, de cafés, de desayunos, comidas y cenas, cuyo colofón final sucedió la noche del 21. Entre plato y plato de postre, entre foto y cártel de Manolete y demás diestros que abarrotan las paredes del "Burladero", el restaurante, surgió la música. Primero Tomás y su guitarra (en realidad era de un tuno que pasaba por allí); después Miguel y su improvisado blues-jazz, al que siguieron voces fados varios (gracias Iona y Filipa por esos momentos). Un despertar musical inocente e improvisado, que cerraron dignamente primero Miguel y Eduardo, y después Iván, ese charnego único y genial que nos deleito con su blues tamizado por flamenco. Un beso para todos.

07 agosto 2006

Una gata con 6 vidas

Esta cosa que aparece aquí enseñando los dientes, es una gata de nombre Aisha. No insistiré mucho. Todos los que compartimos nuestra vida con un animal doméstico sabemos lo pesados que podemos ser hablando de nuestro gato, perro, etc.
Es nuestro hijo. Para lo bueno y para lo malo. Le hemos criado y su educación ha sido obra, o culpa, nuestra. En este caso todo ha sido para bien. Aunque la actitud de la foto no lo parezca. Ha tenido (y tiene) una vida placentera, en la que ha habido espacio para algún que otro susto importante. Por ejemplo el que se llevó hace ahora dos años. Vivíamos entonces en una buhardilla del barrio de Lavapiés, en Madrid. Era verano y hacía mucho calor. Para paliarlo, Aisha solía tumbarse en el suelo (de gres) o incluso en el plato de la ducha. Hasta que descubrió el alfeizar de la ventana. Una noche, mientras mi chica y yo trabajábamos en el ordenador (cada uno en el suyo) Aisha se quedó dormida y se cayó. Era una caida al vació, desde cinco pisos y sin red. Tras el susto y sus maullidos desesperados pudimos comprobar que no le había pasado nada grave, al menos en apariencia. Pasamos toda la noche sin dormir, entre otras razones porque el patio al que había caído estaba cerrado y tan sólo se podía acceder a través de la ventana de los vecinos del primero. No quisieron abrir la puerta (o no oyeron el timbre) hasta las 9 de la mañana. Es decir, que entre las 4 y las 9 Aisha no cejó en sus maullidos. Y nosotros desesperados porque entonces no sabíamos si estaba bien del todo. Dos días después, las radiografías y el veterinario (gracias mil Gonzalo) certificaban que, como parecía, no tenía daños internos ni huesos rotos. 

Yo no creo en los milagros, pero como descendiente de gallegos, creo que "haberlos, háilos". Aisha ha recuperado sus ganas de jugar. Sigue siendo arisca (siempre lo fue) con los extraños (excepto con Xavi, ¿por qué?), algo huidiza, pero también extrañamente cariñosa, y, sobre todo, educada a la hora de destrozar cosas. Algo que sólo ocurre cuando quiere llamar la atención. Por fortuna son pocas veces.

05 agosto 2006

3, o Cuatro cosas que se me han ocurrido sobre PASSWORDS, es decir, sobre las contraseñas.

Son fundamentales para nuestra tecnificada vida diaria. Las tienes en todas partes. Te las piden hasta para hacer el amor. El otro día leía que en algunos países, véase Holanda, una prostituta le dio una paliza a un cliente porque no le puso bien la contraseña. La noticia en sí me crea muchas dudas sobre lo que hay que "introducir" en ciertas ocasiones. Yo por ejemplo, tuve un amigo (no muy listo, por cierto) que como contraseña para la VISA había puesto su fecha de nacimiento. Le dije que eso era muy peligroso porque si le robaban el DNI y la VISA (que los llevaba siempre juntos) seguro que era lo primero que intentaban. Pero como era muy listo, me dijo que estuviese tranquilo, que nunca llevaba el DNI con la tarjeta. No le hacia falta porque, para no olvidarse, tenía el número secreto de la tarjeta escrito en la parte de atrás.

Yo le dije que estaba loco, y el respondió que lo hacía porque así le era más cómodo tenerlo cada vez que sacaba dinero, tenía el número a mano y así no necesitaba memorizarlo.
Hay otra fórmula que también se utiliza para poner el nº secreto. Setrata de colocar el nº relaciones que se han tenido. En otras palabras, el nº de polvos. Claro que hay que tener en cuenta que debe ser un nº de 4 cifras, y eso no todos pueden hacerlo. Hombre, siempre se pueden añadir ceros, pero ya sabemos los que estudiamos mates que los ceros por delante no influyen. Este tiene también otro inconveniente. Y es que a los muy ligones les puede crear confusión, ya que ese número cambia, quiero decir queal echar más polvos, pues eso el número cambia (es decir que aumenta, o debería).
Aunque no todos tienen ese problema. Conocí a un tío que había puesto de nº secreto su número de teléfono,bueno las cuatro primeras cifras... ¿o eran las cuatro últimas? No sé si me explico.

Tampoco es muy recomendable eso de 0000 (los cuatro ceros), o lo del1,2,3,4. Es porque esos son los primeros que intentan junto con la fecha de nacimiento. Los fans del cine o de la literatura recurrirán a títulos que les permitan esa referencia: tipo 1984 (la novela de ORWELL), 2001(la deKUBRICK), etc. En fín, cuidadín con lo que ponéis en vuestras passwords.
Seguirá...