Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

Lecciones de Policía

Imagen
Durante estos días, andan los políticos –en este caso la Delegada del Gobierno en Valencia– enzarzados con los jefes de Policía de Valencia, y estos a su vez con sus propios trabajadores. Para que sirva de ejemplo y como suele suceder, la ficción así nos lo enseña, dejo un extracto de unos segundos de una serie llamada Blue Bloods que trata sobre una familia de policías, comandada por el jefe de Policía de Nueva York, personaje que interpreta con cierta eficiencia Tom Selleck.

En este capítulo de la 1ª temporada –el 7º, Brothers– se trata el tema de la lealtad en época de elecciones. Al principio del capítulo, el Major, es decir el alcalde interpretado por Bruce Altman, le pide al personaje de Selleck, Frank Reagan,  que le ayude ya que su imagen es buena para su campaña. Algo que Frank –que odia visceralmente la política– no quiere hacer. Finalmente el alcalde le recuerda que trabaja para él. A lo que Frank responde: "Le sirvo como usted me lo pida, pero trabajo para la gente de…

Guiñoles peligrosos

Imagen
El humor debe, casi por imperativo del sentido común, molestar a los políticos o, como mínimo, incomodarles. Por eso no sorprende que tanto el Partido Popular como el PSOE se hayan puesto de acuerdo en criticar ciertas actitudes de la prensa francesa –les recuerdo que no ha sido toda– a la hora de tratar la sanción que el TAS le ha impuesto al ciclista español Alberto Contador. Quizá todo esto tiene un precedente, las declaraciones que hizo en noviembre el ex tenista Yannick Noah, en las que insinuaba que los deportistas españolas "usaban una poción mágica". No se le dio más importancia, hasta que la sanción al ganador del Tour 2009 se ha convertido en portada de toda la prensa gala. Jugando en un terreno similar, los guiñoles franceses, auténticas bestias negras de políticos y famosos –como sucedía aquí con su magnífica y despiadada versión española–, han utilizado este tema para parodiar a algunos deportistas españoles a los que, no nos engañemos, les tienen ciertas ganas.