25 febrero 2008

SÍ ES PAÍS PARA BARDEM


80 edición de los Oscar. John Stewart ejerció de host, es decir de anfitrión y presentador, de una las galas más sobrias y poco lustrosas que se recuerdan. Cuentan que la huelga de guionistas no les ha permitido proponer una ceremonia plagada de números musicales, de montajes soberbios y de discursitos más o menos ingeniosos, que es lo que mandan sus canones. Aún así Stewart dejó claro de qué lado están este año los actores (del demócrata). Y como con los Goya, reseñaré algunos de los momentos. Unos por lustrosos, otros por penosos.

1. Ganó Bardem. Merecidamente. Y con con un discurso de agradecimiento elegante y valiente (el mejor, junto con el de Trueba, de los españoles que han tocado el galardón), al que tuvo el sabio riesgo de añadir unas palabras en español. Para ellos, ininteligibles. Para nosotros trascendentales. Porque dio las gracias a su madre (que estaba allí echando lágrimas y gritos, casi sin respirar), para su padre, para sus familiares y en general para los cómicos –denostados e insultados días atrás por algunos políticos ignorantes–. Estos días en los que nos hemos enterado de que las pensiones de algunos de ellos, como por ejemplo María Isbert, no superan los 380 euros. Nuestro aplauso merecido para uno de nuestros mejores actores y para los que, como él, honran la profesión con su buen hacer.



2. Ganó NO COUNTRY FOR OLD MEN. Es una de las mejores películas de los Coen (a pesar de los comentarios del Figueras) y demostró que su cine está muy por encima de la media. Es un premio a un estilo de cine que poco tiene que ver con el de las grandes superproducciones. Es un premio al cine de calidad, y a toda una trayectoria jalonada de grandes trabajos: SANGRE FÁCIL, ARIZONA BABY, BARTON FINK, MUERTE ENTRE LAS FLORES, FARGO o EL GRAN LEBOWSKI están entre lo mejor del cine americano de los últimos 30 años. Su triunfo fue completo: MEJOR PELÍCULA, GUIÓN, DIRECCIÓN y ACTOR. Por que no nos olvidemos de que, aunque el de Bardem lleva de nombre "supporting role" su trabajo está a la altura (sino por encima) del de Josh Brolin o del mismísimo Tommy Lee Jones. (Y esperemos que esto sirva para que los distribuidores saquen copias en V.O. y de esa forma podamos escuchar la auténtica voz de Bardem, y comprobar el porqué del Oscar).



3. Sorpresón el premio para Tilda Swinton, que le quitó uno cantado para Cate Blanchett. Pero más grande si cabe es el campanazo de Marión Cotillard (y de ello dio fe la cara de asombro de la Blanchett al oir el nombre de la francesa). Aunque no olvidemos que la carrera de premios que lleva Cotillard es interminable: entre los últimos, el BAFTA, que lo ganó frente a las mismas (casi) a las que se llevó el Oscar. Su mérito es mayor, si cabe, que el de Bardem. Primero porque lo ganó hablando en francés. Eso en Hollywood es casi un milagro. Y segundo porque viendo lo guapa que estaba al recibirlo, resulta imposible no imaginar cuánto ha sufrido la actriz para ponerse en la piel de una cantante pequeña, enjuta y fea, que es lo que era Edith Piaf. Gran reverencia por tanto para Cotillard y para su equipo de maquillaje (Didier Lavergne y Jan Archibald), que también se llevó el correspondiente Oscar.



4. Más que NO COUNTRY FOR OLD MEN, diríamos que NO COUNTRY FOR AMERICAN PLAYERS, es decir que ayer no fue UN PAÍS PARA LOS ACTORES AMERICANOS. Bardem (español), Cotillard (francesa), Tilda Swinton (británica), Day-Lewis (británico).


5. El Oscar al Mejor Guión Original para JUNO parece una broma pesada de la Academia. Y es que JUNO es eso, una broma que se ha colado entre las 5 mejores de forma incomprensible. Ni es el mejor guión, ni está entre las 10 mejores del año pasado. JUNO es una historia previsible a más no poder, cuyo gran valor es haber convertido a un personaje detestable –una quinceañera prepotente y estúpida– en el más entrañable de nuestros adolescentes. Es una comedia curiosa, realizada con cierto desparpajo y dos o tres personajes interesantes. Pero de ahí a estar en ese pedestal. En fin, que quieren que les diga, que para gustos hay colores. Y no valen las comparaciones con LITTLE MISS SUNSHINE. Aquella (era y es) una comedia dramática con muchísimos más elementos interesantes y con un grupo de personajes (y de actores) que le dan cien patadas a JUNO en el trasero. Por mucho que su guionista se llame "Diablo" y haya sido estriper. He dicho.

6. En esta misma línea: los guiones de MICHAEL CLYTON de Tony Gilroy, o el de RATATOUILLE, le dan 10.000 vueltas, lo miren por donde lo miren. Y encima han dejado escapar otros como EN EL VALLE DE ELAH o PROMESAS DEL ESTE, auténticas joyas de estructura y narración que ni siquiera llegaron a ser candidatas. Sobre la primera, contaba Figueras que la crítica al patriotismo made in USA no ha debido gustar. Para mí la carga crítica de EN EL VALLE DE ELAH es menos profundo de lo que debería, ya que quien la hace, Haggis es, en el fondo, un patriota. Crítico, pero un patriota.

7. No es justo el ostracismo mostrado hacia ATONEMENT. Es una gran película. Y aunque su director o sus actores principales (James McAvoy y Keira Knightley) no le hayan dado el lustre merecido a la historia, la realización, el guión (soberbio) y la interpretación de Saorise Ronan (la niña) son joyas que no deberían haber dejado escapar. Algo parecido habría que decir de SWEENEY TODD, muchísimo mejor película que, por ejemplo, JUNO.

8. A pesar de la polémica con el Oscar a la PELÍCULA EN LENGUA EXTRANJERA, parece que han premiado a la mejor. Dentro de nada (el 15 de marzo, para ser exactos) la veremos ya que wandavisión la estrenará un día de estos. DIE FÄLSCHER, se llamará aquí LOS FALSIFICADORES.


9. La guerra empieza a ganar peso. En la categoría de MEJOR DOCUMENTAL, 3 de ellos relatan historias relacionadas con soldados o detenidos en Irak y Guantánamo. La ganadora, TAXI AL LADO OSCURO pasa estos días por Canal+. Así que, quienes tengan la posibilidad, no se la pierdan.

10. Alberto Iglesias, que es un compositor genial, no se lo llevó por THE KITE RUNNER. La razones son variadas. La principal es porque la película, seguramente, no la ha visto ni dios. Si aquí no se ha estrenado, y Alberto estaba nominado, imagínense en EE.UU.. La segunda, la temática: un hombre que regresa a Afganistan. Ya saben que, ese país, en estas lides, no está bien visto. Y se me ocurre que porque la música de ATONEMENT es muy buena. Y ya son tres.

11. El jaleo montado por Antonio Muñoz de Mesa en los cines Ideal caminaba entre lo ridículo y lo patético.Culminándolo con los gritos a lo champions de "campeones oe, oe, oe". A la altura de la presentación del Oscar que hicieron los dos insulsos protagonistas de SUPERSALIDOS. Saquen sus conclusiones.

Un apunte final: ¿será este el principio de una gran amistad?

18 febrero 2008

SALPICARÁ LA SANGRE

















Puede sonar a "dejà vu", pero lo cierto es que hace más de 10 años, tras disfrutar de la magnífica versión musical que de SWEENEY TODD hizo Mario Gas, con las voces de Vicki Peña y Joan Crossas, lo primero que se me pasó por la cabeza, es que aquello parecía escrito para Tim Burton. Tenía todos los componentes: personaje débil traicionado por poderosos en un Londres jacobino, una historia de amor tremenda y oscurecida por la venganza, un punto gore y humor, mucho humor negro.

Y así, acierto más, acierto menos, es lo que le ha salido a Burton en este musical. Vayan por delante dos avisos para navegantes cinéfilos con ciertas dudas: lo primero es que más de 90% de los diálogos de SWEENEY TODD son musicales. Es decir, que estamos ante una adaptación de un musical, que respeta, casi al pie de la letra (musical), el tono de sus creadores originales, Stephen Sondheim y Hugh Wheeler. Y que por tanto es eminentemente un musical peliculizado. Y lo segundo es que, una vez tomada la decisión, no olviden llevarse un buen chubasquero, porque aquí la sangre, corre y salpica.

Es, en casi todo, un filme 100% Burton. Pero hubiese sido todavía más Burton y, desde luego, más grande si el director hubiese apostado menos por la sangre y más por el humor negro. Un juego al que se acerca y del que dan buena fe casi todas las apariciones de su mujer, Helena Bonham Carter. Pero que pronto abandona en pos de una tremenda y sangrienta venganza.

HABLEMOS DE TIM
Burton es –en las entrevistas– un tipo encantador. Es afable, escucha, mira y está atento a todo lo que se le pregunta. Tuve ocasión de entrevistarle hace algunos años en Barcelona durante la promoción de su peor película –creo yo– hasta la fecha: EL PLANETA DE LOS SIMIOS. Lo mejor de todo es que él tampoco estaba demasiado contento con el resultado. Y aunque no lo hizo explícito, sí dejó entrever su falta de convencimiento. Igual que se mostró más convencido de sus siguientes proyectos, que serían BIG FISH y LA NOVIA CADÁVER.

No soy fan –de fanático–, pero sí un seguidor de todo lo que ha hecho y hará. Me interesa su marca, su humor –ya lo he dicho–, negro, sarcástico, casi, sólo casi, gore. Y disfruto sobre todo con su predilección por personajes atormentados, solitarios, equivocados, ingenuos, soñadores e insistentes. Y en este SWEENEY hay mucho MANOSTIJERAS y mucho SLEEPY HOLLOW. Está lo mejor de Burton y, aunque puede que no pase a la historia como su mejor película, forma parte de su bagaje, convirtiendo en coherente el resto de su carrera (execepción a la regla, EL PLANETA DE LOS SIMIOS).

Por su escenografía, por su calidad musical, por sus méritos artísticos, por su oscura historia, y por que se deja ver su sello es por lo que me gusta SWEENEY TOOD. Aunque, si tuviera niños, incluso "niños muy raros" no les llevaría a ver esta película. Quizá la mano diabólica del barbero se haya apoderado un poco de la silla de Burton y, quizá por eso, le ha salido una película desmesuradamente sangrienta.

15 febrero 2008

BARDEM DE SOPORTE

Intentaré explicar en unas cuantas líneas por qué los Oscar no son más que una mera operación de márketing cinematográfico. Tomemos por ejemplo el caso de Bardem. El actor ha sido nominado, es decir que es uno de los 5 candidatos para ganar la estatuilla, dentro de la categoría de "Best Performance by an Actor in a Supporting Role", que nosotros podríamos traducir como MEJOR TRABAJO DE UN ACTOR EN UN PAPEL DE SOPORTE, y que coloquialmente transformamos (mal) como MEJOR ACTOR SECUNDARIO.


Ahora fíjense bien en este cartel. Fíjense en qué lugar aparece el nombre de Bardem. Y después fíjense en la cara que aparece en ese cartel ¿Se han fijado ya lo suficiente? Sí, es la de Javier Bardem. Bueno pues el actor está nominado en esa categoría (MEJOR ACTOR EN PAPEL DE SOPORTE) porque la productora (según se ha expresado en varios medios) ha optado por presentarlo (sí señor, para ser nominado hay que presentarse primero, si no, no hay nada que hacer) en esa categoría. La razón: porque en este apartado y al ser un actor menos conocido (español) tiene muchas más posibilidades de ganarlo (que compitiendo con Tommy Lee Jones o con Daniel Day-Lewis, y esto último es muy cierto). Es decir ellos lo han presentado y la ACADEMIA DE HOLLYWOOD, aún después de haber visto el cartel y la película lo ha aceptado. Una de dos, o los de la Academia son tontos (lo dudo) o esto es una operación pura y dura de marketing.

(OJO, ESPOILER)
Los que hayan visto la película, sabrán que el personaje de Anton Chigurh no es sólo el detonante de la historia, si no el motor y la razón de ser. Es el personaje clave. Sin él, no habría novela (está basado en un relato de Cormac McCarthy), y por supuesto, sin él, sin el personaje de Bardem no habría película. Puede alguien en su sano juicio considerar que su TRABAJO en NO COUNTRY FOR OLD MEN es el de UN ACTOR EN UN PAPEL DE APOYO: yo no.

Así que cuando piensen en la importancia de los OSCAR, piensen que a Bardem le han colocado como SECUNDARIO. Pero no dejen de pensar también que Tim Robbins (el principal personaje de la película) lo ganó como SECUNDARIO por MYSTIC RIVER, que Charlize Theron lo ganó como SECUNDARIA en MONSTER, que Jamie Foxx estuvo nominado como SECUNDARIO por COLLATERAL, que Cate Blanchet estuvo nominada como SECUNDARIA en DIARIOS DE UN ESCÁNDALO, o que Jake Gyllenhaal estuvo nominado como SECUNDARIO por BROKEBACK MOUNTAIN. Piensen en todo eso, y sobre todo, piensen en los OSCAR como un merchandising más. Que es lo que son.

Pero si no pueden evitarlo (como yo) deseen que Bardem lo gane. No por que sea el mejor en su categoría o porque debería estar nominado como MEJOR ACTOR, que también, sino porque es uno de nuestros talentos más valiosos y sólo por eso, se lo merece. Bueno, por eso y porque NO COUNTRY FOR OLD MEN es una de las mejores películas del año.

04 febrero 2008

LA SOLEDAD DEL GANADOR

En otros blogs –como por ejemplo el de Álex de la Iglesia– he preguntado –al aire–, qué pasa en nuestro cine cuándo una película como LA SOLEDAD de Jaime Rosales, nominada este año a la Mejor Película, sólo la han visto 41.404 espectadores y otra como EL ORFANATO, sin embargo, ha sido vista por 4.064.018.

Ahora añado: ¿QUÉ PASA CUÁNDO LA CONSIDERADA MEJOR PELÍCULA ESPAÑOLA DEL AÑO SÓLO HA SIDO VISTA POR 41.404 ESPECTADORES? ¿QUÉ PASA CUÁNDO EL DIRECTOR DE UNA PELÍCULA GANADORA EN CANNES DE 2003 VE CÓMO SU SEGUNDA PELÍCULA PASA POR LAS SALAS DE PUNTILLAS?
Yo no tengo la respuesta, pero es evidente que aquí hay algo que huele mal, muy mal. Algo que sin duda tiene mucho que ver con quiénes son los EXHIBIDORES y cómo, y en qué condiciones, EXHIBEN la mayoría de las películas españolas. Insisto: "algo huele a podrido en Dinamarca".

Y ahora vamos con los momentos GOYA y las cosas que más me llamaron la atención de la pesada, plomiza y extensa ceremonia.

1. Sigue siendo larga. Muy larga. Y no por culpa de los Cortos (que se entregaron a toda pastilla).

2. No tiene sentido emitirla con tanto retraso. Gracias a Internet, muchos, ya sabíamos cuál era la Mejor Película, mientras en TVE 1, todavía estaban con el repaso a los desaparecidos.

2b. Llama la atención que entre tanto glamour y entre tanto traje (chapeau Sánchez Arévalo por el suyo), un tipo llamado Pepe Viyuela aparezca con una chaqueta de pana y una camisa. Ni en AIDA le hemos visto tan dejado.

3. Maribel Verdú se merece tantos Goya como nominaciones. No lo ganó el año pasado (EL FAUNO), ni hace unos cuantos por su soberbio trabajo en LA BUENA ESTRELLA. Ésta era una deuda pendiente y saldada, de momento.

4. Alfredo Landa demostró el buen trabajo de sus guionistas (y sus directores). Su premio era el único seguro y fue incapaz de articular palabra. Y lo que es más grave, de prepararse cuatro líneas. Hay quien dice que las tenía reservadas para el GOYA AL MEJOR ACTOR –que fue para Alberto Sanjuan–. Pero cuando éste bajó a recibirlo, la cámara nos mostró como Landa decía a su compañero (su esposa, creo): "MENOS MAL...".

5. Menos mal, también, que Roger Princep –que quizá algún día sea actor– no se llevó el revelación: su mejor aportación en EL ORFANATO, es morir pronto. (Y el detalle de Corbacho de entregarle un mini Goya no se entiende, salvo por su filiación catalana).

6. Más Corbacho: sus intentos por parecerse a los showman de los Óscar con sus comentarios impertinentes, se quedaron en eso, intentos. Por suerte para él, Belén Rueda, además de buena actriz, tiene aplomo. Su mejor aportación (de Corbacho y Cia): los trailers falsos, sobre todo el de EL ORFANATO (EL LOFT BARATO), por transmitir con humor uno de nuestras mayores injusticias. Y su beso a lo Brody-Berry, me recordó más a los que daba Charlton Heston en su época: puro teatro sin labios.

7. Jota, así llaman a Juan Antonio Bayona, salió a recibir su Goya al Mejor Director Novel, pero antes tuvo el detalle de saludar al guionista Sergio Sánchez. No es habitual y eso le honra.

8. Con todo respeto, EL ORFANATO no merecía el Mejor Guión Original. Y su guionista, Sergio, no lo arregló en su discurso diciendo que habían dicho de su guión-película era "una mala copia de LOS OTROS". No es ni una mala, ni una buena, porque no es una copia. Pero es que tampoco ha heredado sus virtudes. Para su desgracia (la del guionista), TVE 1 la emitió a continuación de la gala, y así pudimos comprobar, una vez más, cómo el guión de Amenábar es toda una lección de sencillez, clasicismo, misterio y elegante homenaje a THE INNOCENTS. Algo que, insisto, no tiene el de EL ORFANATO (*Por cierto, ¿se han fijado en los paralelismos argumentales que existen entre EL ESPINAZO DEL DIABLO y EL ORFANATO?).

9. LA SOLEDAD recibió el premio a la MEJOR PELÍCULA con un enorme halo de SORPRESA que, con los minutos y dado el silencio de la sala durante los discursos de productores y director, se transformó en SOLEDAD.

10. A la última parodia de Corbacho, la de Bardem en NO ES PAÍS PARA VIEJOS, le falto ingenio. Y en lugar de pistola, una bombona de OXÍGENO, con forma de PROMOCIÓN, que es lo que más falta le hace a nuestro cine. Y de paso es lo que utiliza Bardem en la película.











ÚLTIMO APUNTE: Vayan a ver LA SOLEDAD. Que, aunque ya está en DVD (incluso en el "top manta"), espero vuelva a nuestras carteleras. Y un aplauso muy fuerte a los chicos de wanda por seguir apostando por el cine independiente, singular y de calidad (esta va por ti Yolanda).