05 marzo 2012

Más periodismo de INFESTACIÓN en EL MUNDO

Artículo completo del "periodista" Vicente Ruiz sobre uno de los líderes de la Marea Azul (todas las personas que protestaban por la privatización de la gestión del agua en Madrid).



elmundoesmovil

elmundo

Ladislao Martínez

Un terrateniente al frente de la 'marea azul'

Vicente Ruiz @ 04-03-2012 02:06
Madrid.- El activista y militante de Izquierda anticapitalista Ladislao Martínez tiene fincas del tamaño de 15 Bernabéus y un piso en Chamberí pagado al contado.
Anticapitalismo de mercedes y cubertería de plata. Así podría resumirse la filosofía de vida de Ladislao Martínez, el líder de la marea azul, la plataforma que se opone a la privatización del Canal de Isabel II.
Martínez vive este domingo su gran día. Él ha sido el promotor del referéndum popular contra la privatización del 49% de la empresa pública del agua madrileño. Más de 300 mesas constituidas en barrios de la capital y municipios de la región darán una opinión apenas simbólica sobre esta operación.
Pero al margen de esta rebelión del agua, Ladislao Martínez es un activo militante de Izquierda Anticapitalista. Licenciado en Químicas, ecologista y experto en energía, lleva más de 30 años combatiendo a la derecha desde diferentes publicaciones y páginas web.
Sin embargo, sus encendidos ataques contra el capitalismo y a favor de la okupación –"Ocupemos las calles de todo el Estado", decía esta misma semana–, contrastan con sus millonarias propiedades.
Entre ellas, destaca un céntrico piso de 134 metros cuadrados en una privilegiada zona de Madrid. Martínez lo compró en plena burbuja inmobiliaria, con el precio de la vivienda en su pico más alto y no está gravado con ninguna hipoteca. Es decir, pagó la casa al contado.

Piso en el centro sin hipoteca

Está ubicada en el número 7 de la calle Lérida, junto a la avenida del General Perón, muy cerca del exclusivo Paseo de la Castellana. Y su valoración en el año 2005, cuando lo compró, era de más de 600.000 euros (100 millones de las antiguas pesetas), según estimaciones de idealista.com. En él también figura como titular su compañera María del Carmen Araujo Nores, delegada de CCOO de Barclays en Madrid.
Pero es que además, Ladislao Martínez encabeza la participación en la titularidad de un total de cuatro fincas rústicas ubicadas en el municipio conquense de Garcinarro, que suman una superficie equivalente a 15 veces el estadio de Santiago Bernabéu y cuyo uso está catalogado como para «cereal de secano». Concretamente, las cuatros fincas suman una superficie total de 15 hectáreas, 23 áreas y 86 centiáreas. Y de cada una de ellas el líder de la marea azul es titular de una cuarta parte, ya que constan como titulares otras cuatro personas con distintos porcentajes de participación en la propiedad de las mismas. Es la otra vida de Martínez: la de terrateniente.
Porque en su día a día ha participado activamente en grupos como Aedenat y después Ecologistas en Acción, de los que fue portavoz de energía durante 20 años. Participó en la redacción de diversos planes energéticos alternativos y siempre estuvo muy comprometido en la lucha contra la energía nuclear desde su instalación en España. Fue representante del ecologismo en el Consejo Consultivo de Hidrocarburos de la Comisión Nacional de la Energía.
Suele publicar artículos con bastante regularidad en páginas como rebelion.org, radioklara.org y anticapitalistas.org, donde hace llamamientos a "unificar las luchas, hacer que las distintas mareas que están en marcha (la verde de la Educación, la blanca de la Sanidad, la violeta del movimiento feminista y la del 15-M) confluyan y preparen un plan de movilizaciones sostenido en el tiempo, que debe incluir todo tipo de acciones». Ahora intenta hacer confluir «todas las mareas para ahogar la reforma laboral". Hoy intentará combatir la privatización de parte del Canal de Isabel II a través de urnas de fogueo. Pase lo que pase allí, tras el recuento, podrá volver a su casa orilla de La Castellana. Y sin preocuparse de la hipoteca.

Y este es el mismo artículo corregido, tras crearse una marea en twitter contra el citado "periodista" y el director del diario que lo publica por su falta de imparcialidad y de ética periodística. Lo incluyo en texto porque quizá también lo hagan desaparecer de la edición digital del diario El Mundo. 

SOCIEDAD | Ladislao Martínez

Un terrateniente al frente de la 'marea azul'

  • El anticapitalista tiene fincas del tamaño de 15 Bernabéus
La filosofía de vida de Ladislao Martínez, el líder de la marea azul, la plataforma que se opone a la privatización del Canal de Isabel II, contrasta con sus propiedades.
Martínez vive este domingo su gran día. Él ha sido el promotor delreferéndum popular contra la privatización del 49% de la empresa pública del agua madrileño. Más de 300 mesas constituidas en barrios de la capital y municipios de la región darán una opinión apenas simbólica sobre esta operación.
Pero al margen de esta rebelión del agua, Ladislao Martínez es un activo militante de Izquierda Anticapitalista. Licenciado en Químicas, ecologista y experto en energía, lleva más de 30 años combatiendo a la derecha desde diferentes publicaciones y páginas web.
[foto de la noticia]
Sin embargo, sus encendidos ataques contra el capitalismo y a favor de la okupación "Ocupemos las calles de todo el Estado", decía esta misma semana, contrastan con sus millonarias propiedades.
Entre ellas, destaca un céntrico piso de 134 metros cuadrados en una privilegiada zona de Madrid. Martínez lo compró en plena burbuja inmobiliaria, con el precio de la vivienda en su pico más alto y no está gravado con ninguna hipoteca. Es decir, pagó la casa al contado.

Piso en el centro sin hipoteca

Está ubicada en la calle Lérida, junto a la avenida del General Perón, muy cerca del exclusivo Paseo de la Castellana. Y su valoración en el año 2005, cuando lo compró, era de más de 600.000 euros (100 millones de las antiguas pesetas), según estimaciones de idealista.com. En él también figura como titular su compañera M. C. A., delegada de CCOO de Barclays en Madrid.
Pero es que además, Ladislao Martínez encabeza la participación en la titularidad de un total de cuatro fincas rústicas ubicadas en el municipio conquense de Garcinarro, que suman una superficie equivalente a 15 veces el estadio de Santiago Bernabéu y cuyo uso está catalogado como para «cereal de secano». Concretamente, las cuatros fincas suman una superficie total de 15 hectáreas, 23 áreas y 86 centiáreas. Y de cada una de ellas el líder de la marea azul es titular de una cuarta parte, ya que constan como titulares otras cuatro personas con distintos porcentajes de participación en la propiedad de las mismas. Es la otra vida de Martínez: la de terrateniente.
Porque en su día a día ha participado activamente en grupos como Aedenat y después Ecologistas en Acción, de los que fue portavoz de energía durante 20 años. Participó en la redacción de diversos planes energéticos alternativos y siempre estuvo muy comprometido en la lucha contra la energía nuclear desde su instalación en España. Fue representante del ecologismo en el Consejo Consultivo de Hidrocarburos de la Comisión Nacional de la Energía.
Suele publicar artículos con bastante regularidad en páginas como rebelion.org, radioklara.org y anticapitalistas.org, donde hace llamamientos a "unificar las luchas, hacer que las distintas mareas que están en marcha (la verde de la Educación, la blanca de la Sanidad, la violeta del movimiento feminista y la del 15-M) confluyan y preparen un plan de movilizaciones sostenido en el tiempo, que debe incluir todo tipo de acciones». Ahora intenta hacer confluir «todas las mareas para ahogar la reforma laboral". Hoy intentará combatir la privatización de parte del Canal de Isabel II a través de urnas de fogueo. Pase lo que pase allí, tras el recuento, podrá volver a su casa orilla de La Castellana. Y sin preocuparse de la hipoteca.

22 febrero 2012

Lecciones de Policía

Durante estos días, andan los políticos –en este caso la Delegada del Gobierno en Valencia– enzarzados con los jefes de Policía de Valencia, y estos a su vez con sus propios trabajadores. Para que sirva de ejemplo y como suele suceder, la ficción así nos lo enseña, dejo un extracto de unos segundos de una serie llamada Blue Bloods que trata sobre una familia de policías, comandada por el jefe de Policía de Nueva York, personaje que interpreta con cierta eficiencia Tom Selleck.

En este capítulo de la 1ª temporada –el 7º, Brothers– se trata el tema de la lealtad en época de elecciones. Al principio del capítulo, el Major, es decir el alcalde interpretado por Bruce Altman, le pide al personaje de Selleck, Frank Reagan,  que le ayude ya que su imagen es buena para su campaña. Algo que Frank –que odia visceralmente la política– no quiere hacer. Finalmente el alcalde le recuerda que trabaja para él. A lo que Frank responde: "Le sirvo como usted me lo pida, pero trabajo para la gente de Nueva York".

Señores de la policía, jefes, subjefes, directivos, policías de a pie, políticos, delegados, etc. Tomen muy buena nota: TODOS USTEDES TRABAJAN PARA NOSOTROS.

10 febrero 2012

Guiñoles peligrosos

El humor debe, casi por imperativo del sentido común, molestar a los políticos o, como mínimo, incomodarles. Por eso no sorprende que tanto el Partido Popular como el PSOE se hayan puesto de acuerdo en criticar ciertas actitudes de la prensa francesa –les recuerdo que no ha sido toda– a la hora de tratar la sanción que el TAS le ha impuesto al ciclista español Alberto Contador. Quizá todo esto tiene un precedente, las declaraciones que hizo en noviembre el ex tenista Yannick Noah, en las que insinuaba que los deportistas españolas "usaban una poción mágica". No se le dio más importancia, hasta que la sanción al ganador del Tour 2009 se ha convertido en portada de toda la prensa gala. Jugando en un terreno similar, los guiñoles franceses, auténticas bestias negras de políticos y famosos –como sucedía aquí con su magnífica y despiadada versión española–, han utilizado este tema para parodiar a algunos deportistas españoles a los que, no nos engañemos, les tienen ciertas ganas.
Por desgracia, todos, incluido el propio Rafa Nadal, han reaccionado mal. Los guiñoles sólo son una parodia de las realidad, mordaz, irónica, dañina tal vez en ocasiones, pero a la que se le permiten ciertas licencias en aras de la libertad de expresión y del humor. De no ser así, difícilmente podríamos tolerar chistes sobre gangosos, maricas, gays, marujas, judios, curas, borrachos, guardias civiles, policías, políticos y todos los tópicos sobre nuestras diferentes identidades provinciales: andaluces, catalanes, gallegos, madrileños, vascos, etc.

En definitiva, justo en el momento en el que nuestro juez más famoso, la estrella de nuestro jueces, quien ha intentado sentar en el banquillo a Pinochet, a la Junta Militar Argentina, al Franquismo y a toda la trama corrupta de Gurtel –sin olvidar "la película" que le llevó al estrellato y en la que diarios como El Mundo y ABC le apoyaron ciegamente–, justo en este momento de vergüenza, nuestros dirigentes políticos, una parte de los periodísticos y algunos implicados, han entrado al trapo dando más carnaza a los guiñoles franceses. A todos, incluidos los deportistas aludidos, les recuerdo –como ha tenido a bien el diario Público– que el programa ¡Vaya Semanita! ya hizo parodia del caso Contador, y en aquel momento no escuché tantas voces como ahora.
Desde el affaire Vigalondo, ha quedado claro que una parte de nuestra sociedad no termina de comprender muy bien eso del humor y la ironía. Y así estamos en dónde estamos. ¿Y dónde, preguntarán? Pues en Kamtchatka.

Dejó aquí, como ejemplo, las reacciones del Gobierno de Aznar y de algunos periodistas y editores de prensa, sobre la influencia de Las Noticias del Guiñol, que en 1997 emitía Canal +. En su momento me hizo mucha gracia esta portada del ABC. Os recuerdo que Aznar había comenzado a gobernar en el verano de 1996 y que Las Noticias del Guiñol eran uno de los programas más vistos, y me consta que algunas redacciones, entre ellas la de El País y El Mundo, dejaban de lado sus textos a esas horas para poder disfrutar de la media hora escasa de humor que ofrecían los guiñoles de Tony Martínez, Rafa Jaen –algunos de sus directores– y compañía. Y recuerdo también que Les Guignols de l'Info están inspirados en Spitting Image, aquel famoso programa de la BBC en el que la Reina aparecía siempre con una botella de ginebra en la mano.

Aquí el enlace a la portada de ABC y aquí el Editorial de ese día, 4 de abril de 1997.