23 octubre 2006

Un pianista sin argumentos contra la critica

Este chico, que evidentemente es guionista, y no en un burdel, aunque tampoco muy lejos de él, escribe contra los críticos en general, y los de cine en particular. Se le nota la bilis, pero también la falta de argumentos sólidos al respecto. Por eso le he contestado a muchas de sus, valga la redundancia, críticas. Aunque, como podréis comprobar, no soy el único. Mi respuesta corresponde al 21 de octubre a las 2.07. Merece la pena leerla. Como también merece la pena leer este otro artículo en el que este bloger habla, esta vez dando en la clave, sobre lo ocurrido en el Festival de Venecia, donde muchos de nuestros críticos allí convocados (y pagados para tal fin) no tuvieron 'la delicadeza' de verse la película ganadora (de la cual se convocaron tres pases tres): http://www.trendesombras.com/num6/art_venecia2006.asp

Después de leer el artículo os animo a que descubráis el currículum del director de la película ganadora. ¡Quita el hipo y convierte en tontos a los que no fueron a verla!: http://spanish.imdb.com/name/nm0422605/awards.
Y comprobar los pases que hubo de la película en la propia página del Festival de Venecia:
http://www.labiennale.org/en/news/cinema/en/65036.html

Sobre este tema, también me ha interesado mucho lo que escribe Iván Reguera en su blog: http://blogs.periodistadigital.com/cinedigital.php/2006/09/19/veo_veo_mamoneo

07 octubre 2006

Comer, beber, y disfrutar con el cine


En el año 2000 viajé a Bretaña, junto con Oriol (el cámara de Videozapping, la productora) para grabar el making off de la película "Les femmes... ou les enfants d'abord", que aquí se ha traducido como "La curva de la felicidad" (nada que ver con la obra de teatro). Allí, Carmen y Sonia, ambas de la parte española de producción (Esicma) hicieron de relaciones públicas y nos presentaron al equipo, al director, a los actores. Con nosotros viajaba también un fotógrafo (López de Zubiria) y un diseñador, ambos con la intención de recoger material para el cártel y la parte gráfica de promoción. El diseñador era Toni Galindo, a primera vista, un chico amable y locuaz con aspecto de "freakie", datos que luego se confirmarían. Durante 3 días entablamos una amistad, trufada de conversaciones sobre cine y series clásicas, y modernas, de televisión. Toni era un tipo sencillo, lleno de anécdotas, sobre todo relacionadas con la serie b del cine y la tele. Conocía a gentes de todos los ámbitos, menos del político (sus favoritos eran los directores de cine y los de festivales). Era, diría casi sin miedo a equivocarme, una biblia de todo eso. Recuerdo sus camisetas oscuras (y mira que hacía calor en Francia esos días, y le recomendabamos que probase con otras más claras), sus gafas de pasta gruesa y su visibles patillas. Recuerdo también como nos puso los dientes largos haciéndonos partícipes de sus visitas al restaurante de Arzak, donde había comido en la cocina de tan emblemático chef. Y por supuesto, recuerdo lo bien que lo pasamos en la fiesta de fin de rodaje (con todo del equipo, incluido el director), donde nos pusimos las botas comiendo "craves" (desde ostras hasta cangrejos y demás golosinas de ese rincón de La Bretaña). Días antes habíamos participado en una de las escenas más lúdicas de la película, en una de las playas próximas a Vannes (secuencias que finalmente su director, Manuel Poirier no incluyó). Allí grabamos también la sesión de fotos con Sergi López, Sacha Bourdo y los niños de la historia, de la que tendría que salir el cartel de "La curva...". En esas imágenes que todavía veo alguna vez, también está Toni dando instrucciones y buscando el punto de vista más adecuado. Pasaron unos cuantos meses y, esta vez en el Festival de San Sebastián, Toni me pidió que le enviase, en cualquier formato, todo lo que grabamos ese día. La falta de tiempo, el olvido (para que negarlo) y el exceso de trabajo, me lo impidieron muchas veces. Ahora, sé que Toni estará riéndose, porque finalmente, aquella jornada en la playa, tampoco sirvió para el cartel. Pero le sigo recordando. No sólo por sus carteles de las dos últimas películas de Amenábar ("Los otros" y "Mar adentro"), o de festivales varios (el de Donosti de este año con Marisa Paredes o el de Sitges, con esa oreja, que tanto le recordaría a una de sus favoritas "Terciopelo Azul" de David Lynch) o por su amor, mimo y dedicación al cine y al diseño. Le recuerdo por sus ganas de vivir, por su forma de tratar a la gente y por su risa. Toni, desde aquí porque sé que estarás allí, con Luke, Han y demás, "que la fuerza te acompañe".