21 septiembre 2006

URUGUAYOS Y TIBURONES


El domingo 17 de septiembre, el suplemento de El País publicaba sendas entrevistas con dos figuras del mundo literario y artístico uruguayo ¿Casualidad? Seguro que no.
El primero Mario Benedetti, poeta, prosista, novelista y ensayista, exiliado y después desexiliado, que ha vivido muchos de sus mejores momentos en España, pero que no sería lo que es sin su acerbo montevideano. El segundo, Jorge Drexler, médico, compositor, autor, intérprete, a la sazón, un poeta al que Sabina se trajo cual mecenas y que ha cosechado sus mejores frutos en este exilio musical. Dos exiliados. ¿Casualidad? Puede. Son, como decía Paul Thomas Anderson en “Magnolia”, cosas que pasan. Sobre estas "cosas que pasan", el propio Drexler relata en la entrevista que “Al otro lado del río”, la canción con la que alcanzó la gloria del Oscar, nació fruto de la ley del mínimo esfuerzo: “Fue la producción más simple de mi carrera, y ya ves, me acompañará toda mi vida”.

A esa diosa, la casualidad, le debe también el cine alguno de sus mejores momentos. Lo cuenta Richard Dreyffus (y muchos otros) en un escueto e interesante documental de Bill Couturié que estos días emite Canal + con el título de “Nadie sabe nada” (frase acuñada hace más de 30 años por el guionista William Goldman que todavía permanece como uno de los más grandes principios del cine, y de la televisión). Durante el rodaje de “Tiburón”, detalla Dreyffus, Steven Spielberg vivió uno de los peores momentos de su carrera. Llevaban varios días de retraso sobre el plan de rodaje y “el tiburón mecánico seguía sin funcionar. Alarmados, los productores, le propusieron al director comenzar sin “el bicho”. Así, sin criatura, con varios planos nocturnos contrapicados de una chica bañándose, hundiéndose y, por supuesto, con la música de John Williams, el resultado fue, y es, una de la secuencias más inquietantes que ha parido el cine de terror.
En el mismo documental nadie (Danny de Vito, Sydney Pollack, Richard Zanuck o George Clooney, entre otros) es capaz de explicar si esos momentos mágicos del cine son fruto del trabajo y las intenciones de un artista o, más bien, pura casualidad. Quizá, como cuenta en el libro “El guión cinematográfico, un viaje azaroso” mi amigo Miguel Machalski, todo esto tiene que ver con un cúmulo de circunstancias, algunas azarosas, otras intencionadas. Y sería impensable que una frase como “Alégrame el día” resultase creíble en boca de, por ejemplo, de Pepe Sacristán.

(En la foto, la mencionada secuencia de "Tiburón", una prueba evidente de que para causar inquietud y miedo es mucho más efectivo lo no mostrado que lo evidente. Lástima que Hollywood no haya aplicado esta lección en otras producciones de terror).

1 comentario:

que es eso ? internet ? dijo...

Después de Brasil, Uruguay está segundo en número de conexiones a Internet.

El dato surge de la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (Unctad) en su informe anual sobre "La economía de la información", difundido en Ginebra.

De los grandes países de la región el que tiene una mayor penetración de internet es Brasil, con el 19.5% de la población con acceso, seguido de Uruguay 19.3, Argentina 17.7, México 17.4 , Perú 16.4 y Venezuela 12.4. Entre los más bajos de la región se encuentran Cuba 1.7, Nicaragua 2.6, Paraguay 3.2 , Honduras 3.6, Ecuador 4.7, Bolivia 5.2, Panamá 6.4, Haití 7, Surinam 7.1, Guatemala 7.9 y El Salvador 9.3.