10 agosto 2006

Ese angel organizador que esta en todas partes



Si hay alguien que se merece el cielo, y mucho más, es esta chica rubia, gallega de origen, madrileña de adopción, viajera intrépida que estos días se prepara para recorrer el Camino de Santiago. Se llama Anuska. Todavía recuerdo que cuando la conocí, durante un curso sobre los diálogos del guión cinematográfico impartido por Valentín Fernández-Tubau, no paraba en su asiento. Y es que si hay dos adjetivos que la definan son inquieta y detallista. Cuento todo esto porque ayer, es decir un poco más abajo, contaba que durante la cena de Córdoba, los tunos aparecieron por casualidad. Y no, para nada ocurrió así. Entre otras cosas porque a los tunos "se los trajo" Anuska. Le costó lo suyo, pero lo consiguió. Para quienes no la conozcan contaré, que el oficio real de Anuska (entre muchos otros) es el de conseguidora. Que tienes un amigo triste y necesitas animarle: Anuska es capaz de traerse a Eugenio del más allá para que le cuente un chiste y le haga reir. Y si se resiste, se vestirá de lo que sea para arrancarle la sonrisa. Es capaz de todo. Y lo peor (o sea lo que la hace única) es que todo esto lo hace sin esperar nada a cambio. ¿Verdad que es rara? ¿o sospechosa? Pues es que ella es así. No tiene remedio. Y por eso y por mucho más, se merece el cielo, el cielo que es ella misma. Quienes la conocen de verdad la quieren un montón. No es para menos.
Besos Anuska. Te mereces esto y mucho más.

2 comentarios:

Cris dijo...

Tributo más que merecido para nuestra motorizada. Si lo lee, la imagino sonreír con esos ojos brillantes, jaja :)

pepi dijo...

Corroboro lo escrito sobre Anuska, esa humana y maravillosa persona que nos hizo pasar dos semanas inolvidables en Cordoba... Espero veros a todos el proximo año.