25 enero 2008

MAS ALLA DEL BIEN Y DEL MAL














Señoras y señores, acostúmbrense a esta nueva imagen. Porque así veremos a Sly a partir de ahora. Dentro de unos días llega hasta nosotros la cuarta -creo– aventura de aquel soldado que regresó a Vietnam y al que el pueblo americano –al menos el pueblo por el que pasó– le dijo bien alto algo así como "no es país para rambos". Y aunque suene extraño, Sly lleva haciendo esto desde 1978, que fue cuando se aventuró a dirigir su primera película PARADISE ALLEY, animado sin duda por los buenos resultados de su primer ROCKY , que no dirigió, pero sí escribió –sí señores, incluso estuvo nominado al Óscar– y protagonizó. Desde entonces han llovido 3 Rambos y 6 Rockys. Toda una vida (62 tacos) plagada de éxitos (en los 70 y 80), de fracasos (en el nuevo siglo), de muchos Razzies (más de 25 nominaciones), y con una sola interpretación digna de mención.

A lo largo de su carrera como actor, director y guionsta, Stallone ha conseguido tener tantos seguidores como detractores. Pero no se crean. Sly –aunque su presencia en pantalla nos diga lo contrario– es un tío muy listo. Y además ha aprendido cosas. La primera, sin duda, es a no mear fuera del tiesto. Así, en este JOHN RAMBO ha regresado a lo –único– que sabe hacer: disparar flechas, pegar tiros, soltar patadas y arrear puñetazos a diestro y siniestro. Por eso tal vez, la promoción de la película se ha permitido resumir el argumento de forma tan contundente y escueta: "En esta ocasión tendrá que proteger a unos misioneros católicos que se adentran en Birmania para abastecer de medicinas a unos aldeanos oprimidos por el despiadado ejército birmano". El resto es pura acción de una hora y media, en la que lo de menos es la situación que vive el pueblo birmano desde hace más de 40 años y que Stallone resume en un prólogo con imágenes montadas de poco más de un minuto. Con John en pantalla ¿quién necesita más?

Otro argumento que nos demuestra que lo avispado que es Sly es que conoce sus limitaciones. Las actorales. Y por ello sus diálogos en JOHN RAMBO no ocupan más de una página. Sly se debe a la acción y por eso su frase más larga sirve para resumir toda una vida de sufrimientos como soldado de fortuna: "Más vale morir por algo que vivir por nada". El resto son frases lapidarias, algunas tan largas como "cuando te empujan, matar es tan fácil como respirar". Las novedades, por así decirlo, de esta nueva aventura de Johny son su duración (corta), la cantidad de muertos y de sangre (record que Sly no ha tenido reparo en batir), la extrema violencia de los malos (el ejército birmano) y la presencia en el elenco de una exigua Julie Benz , a la que muchos recordarán por su excelente trabajo como novia del psicokiller televisivo DEXTER .

Arrancaba el post mencionando sus ganas de dirigir, así que para muestra final, no uno, sino dos botones, que son los proyectos que Sly tiene en marcha estos días, a cual más curioso. Uno es una tv movie sobre la muerte de los conocidos raperos Biggie y Tupac, que se llamará NOTORIUS. Y el segundo, atención, es un biopic sobre el famoso escritor Edgar Allan Poe, titulado así, POE y que –afortunadamente– no protagonizará Sly sino Viggo Mortensen.
(Dicen que el lunes 28, por la mañana, estará en el Bernabeu para presentar la película ante la prensa. Los de Mangafilms le habían preparado un acto muy divertido. Pero Sly, que ya es todo un director serio, no ha querido. Por la noche, el mismo lunes aparecerá en la premiere, que finalmente será en los Kinépolis (Madrid). God luc, mister Sly.)

2 comentarios:

forgiven princess dijo...

Uf... odio a ese actor. Necesita ir a un logopeda a aprender a hablar.
No ssshiiiento las pierrrnnas...
Venga por favor, conozco estuches que hablan mejor. xD
Menos mal que no he visto ninguna (NI UNA) de sus peliculas, y solo tengo que aguantar los trailers de un sesentón haciendo de machote...

Un saludo!

Forgiven Princess

Esquizofrénico dijo...

Para bien, o para mal, Stallone forma parte de la historia del cine. Como ya he dicho, estuvo nominado al Óscar, al Mejor Actor y al Mejor Guión. Igual que el año pasado lo estuvo Pe, para el de Mejor Actriz. Eso supone, que a alguién le gustó mucho. Y, saben qué, el guión de ROCKY es de un clasicismo -y también de un simplismo- absoluto. Claro que, a años luz del de TORO SALVAJE (y de muchos otros grandes del boxeo)