30 abril 2008

A falta de PAN buenas son HOSTIAS

Hablamos de OT, Operación Triunfo, ese programa calificado por su particular doctor House como "el Karaoke más caro del mundo".
Este año a falta de buena materia prima interpretativa –PAN–, sus productores han decidido que bienvenidas sean las Tortas televisivas –es decir las HOSTIAS– de ese personaje conocido como Risto Mejide.

El martes 29 de abril, el creativo, desde su púlpito –el parapeto publicitario del Sony Vaio– repartió a diestra y siniestra. Hubo para todos, menos para Jesús Vázquez, que ya las había recibido de varios colores en la gala anterior. Mejide tiró contra el programa, contra el cásting, contra el jurado, contra los profesores, contra la dirección y, por supuesto, contra los "triunfitos".

Es un nuevo modelo de hacer show en televisión, o lo que es lo mismo de ganar pasta gansa: si el programa no funciona por si solo, agénciate un personaje y muéstralo regurgitado en formato de vídeos varios como el mejor de los freak televisivos. En esta ocasión el resultado ha sido de Oscar. Risto levanta tantas pasiones como odios, y con ellas ha conseguido no dejar indiferente a nadie. Risto es el antibiótico perfecto contra ese virus televisivo que tanto miedo da a ejecutivos de cadenas y productoras: la indiferencia. Su uso, y sobre todo su abuso, provoca amor y odio, a parte iguales, ira, llanto y algo tan dañino como una buena dosis de realismo. Reconozco que, al igual que Greg House, me atrae tanto el producto como sus efectos secundarios.

Risto es, a su pesar o por su empeño, el hombre de moda: es listo, sabe hablar, sabe de lo que habla –o al menos lo hace creíble– y lo que es mejor, dice lo que le da la real gana –o lo parece–. Es una especie de "Todo lo que usted siempre quiso decir pero que jamás se atrevió a comentar, las más de las veces por miedo a quedarse sin trabajo, sin familia, sin novia, sin hijos, sin amigos y sin perro".

Eso, y mucho más, es Risto. O el producto que nos quieren vender, porque si utilizamos el metalengüaje Ristiano, no sabemos dónde termina la persona y empieza el producto. Son tan miméticos y tan verosímiles sus planteamientos de "hijo de puta brutalmente sincero" que nos tiene a todos confundidos.

Si un día de estos sale del plató –para después volver– habrá cumplido uno de los ritos televisivos más de moda: la rabieta del famoso. Y así, el irreverente icono contracultural será fagocitado por la cultura basura televisiva, de igual modo que Dadá, Haring, Warhol y otros muchos forman parte de aquello contra lo que se rebelaron.

Si en cambio no vuelve y desaparece, muchos le olvidarán. Otros, en cambio, le echaremos de menos y habremos comprobado que el Risto persona pudo con el Risto personaje, y que su rebeldía era algo más que una pose.

De momento le tenemos en youtube –hasta la saciedad– y en su blog, donde podemos degustar su esencia pura de cabrón sincero, algo que no abunda ni en éste ni en otros países. Y como buen producto televisivo, Risto también tiene un lado humano. Quedémonos hoy con él.

11 comentarios:

Pablo Serrano dijo...

Hola esquizófrenico. Soy Pablo Serrano. Quisiera que borraras una entrada que hiciste en tu blog el día 05 mayo 2007. Me está perjudicando profesionalmente.
Te lo agradecería.

Small Blue Thing dijo...

Este post me recuerda a una viñeta del Profesor Cojonciano sobre Gregory House MD. Don Cojonciano decía "¿a que no hay güevos de pedir a este cretino como médico de cabecera en el ambulatorio?" Pues eso: nos gustan los hijosdeputa cuando lo son con otro.

Esquizofrénico dijo...

Tienes razón. No hay guevos. Pero con un médico así, mi padre estaría vivo.

marcadosporelcine dijo...

Esquizofrénico, si no quieres borrar los enlaces dímelo, y no perderé más el tiempo. Ahora busco un poco de privacidad, y solo voy a entregar mis trabajos a los que me lo pidan. Todos tenemos derecho a equivocarnos y a rectificar, y yo no soy una excepción. Yo siempre he aprendido de mis errores. Siempre lo he hecho. Por cierto, te invito a que visites mi blog.

PD:Te escribo los mensajes en forma de post, porque al no aparecer ningún correo electrónio en tu blog, no tengo otro remedio.

Small Blue Thing dijo...

Va, Don Esquizo, borrele el post a este chico que está sufriendo. No merece la pena echarse unas risas si es a costa de que otro lo pase mal :)

Esquizofrénico dijo...

A la persona que se empeña en que borre un post de mi blog:

1. Es costumbre, y buena, colocar en el currículum el nombre de la Escula en la que se han realizado los cursos de doblaje. Ya sean de dos o de cuatro años.

2. Revisar los nombres de los directores de cine es una sana costumbre que evita confundir a Snyder con Snayder.

3. Sería recomendable evitar frases de este tipo: "No quiero pecar de narcisista, pero tengo la convicción de que mis relatos son de mucha calidad, y sé que se van a llevar a los cines de todo el mundo".

4. Y sobre todo, y teniendo en cuenta que en EE.UU. han realizado una huelga para cobrar más dinero por sus derechos en diversos formatos, resulta arriesgado y nada corporativo decir que se ceden todos los derechos de dos guiones.

marcadosporelcine dijo...

Esquizofrénico gracias por los consejos:
1º He rectificado el pequeño gazapo de mi crítica, por lo que el apellido del director de 300 ya está escrito correctamente .
2º La frase "No quiero pecar de narcisista, pero tengo la convicción de que mis relatos son de mucha calidad, y sé que se van a llevar a los cines de todo el mundo", creo que ya ha sido eliminada, y también la mayoría de los anuncios que puse en su momento.
3º No tuve una gran experiencia con la directora de la escuela de doblaje, por lo que no quiero hacer publicidad de la susodicha, pero en cualquier caso te puedo mandar, a ti o a quien quiera, todos los recibos que pagué religiosamente, mes a mes.
4º Yo no cedo los derechos de mis trabajos gratis. Eso está claro. Vaya, que no los regalo.

Ahora cógeme un par de consejos tú a mi.
Creo, conmigo por lo menos, que eres una mala persona y poco cobarde porque te escudas en el anonimato de un blog para hacer daño.

Son dos lastres muy pesados cómo para poder triunfar en el mundo del arte, llámesele, cine o lo que sea.

Esquizofrénico dijo...

Pablo a los 36 años (que son los que tienes, si no más) creo que uno debe ser lo suficientemente maduro como para hacerse responsable de sus propios actos y afrontar sus errores del pasado. Eso supone encarar el futuro de una forma nueva. Y tú no lo haces. En cualquier caso dedica tu tiempo a cosas más productivas que leer este blog o a hacer búsquedas de tu nombre ligadas a una profesión que no mereces. Salud.

marcadosporelcine dijo...

Creo que borrar todos los anuncios que había insertado por internet, y pedir que se borren las entradas de los blog que se metieron conmigo, ¡ ojo! con razón, es querer cambiar. He cometido errores y por eso te he pedido que borraras esa entrada. Por cierto, gracias por hacerlo. Creo que tengo derecho, como todo el mundo, a tener mi canal de you tube y mi blog. No hago daño a nadie con ello. Te aseguro, que ya nunca verás un anuncio mío colgado por internet. He optado por llevar a cabo la famosa cita de Picasso, “ no busco, encuentro“. El que quiera algo de mi que contacte conmigo a través de mi blog o canal de youtube. Solo daré mi dirección de e-mail y mi teléfono a quien yo quiera. Tú no me conoces, para saber si merezco dedicarme a esta profesión o no. Crear historias no es cosa baladí, y merece un respeto. No todo el mundo está capacitado para ello. En cualquier caso, ya se verá quien es el que llega lejos en esta profesión.
Ya que has visitado mi currículo en quientv, te diré que también lo he modificado, y he borrado la frase que decía, ( no quiero pecar de narcisista y bla, bla, bla). La he cambiado por otra menos pomposa. Incluso he borrado mi móvil y mi dirección de e-mail de esos curriculum.

Otra cosa, y quizá te parecerá surrealista, pero la dueña de la escuela de doblaje donde recibí las clases, es de Ponferrada, León. Sé que se te da bien investigar y pronto averiguarás de quien se trata y el nombre de la escuela. Salud también para ti.

Esquizofrénico dijo...

Y después de este breve lapsus interruptus, seguimos hablando de cine y de televisión, por favor.

Ruth dijo...

A eso vengo, a eso vengo.

Creo que el problema de OT de este año es que les falta exposición televisiva. Sin el Tomate y sin el Ventilador necesitan ponerse las pilas para tener cuota de pantalla. Qué mejor manera que lanzar polémicas, hacer teatrillos absurdos y sacar a los concursantes el paños menores.

Por lo demás, Chipper forever.