EL KIT-KAT OBLIGATORIO

Digo obligatorio por varios motivos. El primero es que (finalmente) he podido ir a Roma. Aunque para ello he tenido que renunciar (no me han dado más alternativas) a mi ("maravilloso") trabajo de teleoperador. El segundo kit-kat, más obligatorio y menos divertido que el primero se debe a que (de nuevo) mi (nuevo) operador de Internet me ha dejado sin línea, sin red, sin Internet y, lo que es peor y muy grave, sin teléfono fijo. Ha sido a la vuelta de mi (esta vez sí, maravilloso) viaje a Roma. Hace unos cuantos posts, contaba como un operador de Internet (y telefonía) había pasado de mi. Pues ha vuelto a ocurrir. Dicen que son otros, pero cuando abres su página web, te salta un banner del otro operador (antaño wanadoo, ahora orange). Como decía mi padre, y mis abuelos, "el mismo perro con distinto rabo". Y así estoy de nuevo. Sin red y escribiendo desde un ciber-café (que no es precisamente el mejor lugar para estos menesteres). En cuanto me devuelvan "mí línea" os contaré cuatro o cinco cosas que he aprendido de Roma, los romanos, los camareros romanos (también rumanos) y de la cantidad de agua que he bebido en esos 7 días finales de agosto.










COSAS QUE VOY APRENDIENDO A MEDIDA QUE ME HAGO MAYOR:
1. No te creas lo que te cuenta la publicidad de los operadores de Internet.

To be continued...

Comentarios

Ruth ha dicho que…
¡¡Yo también sido teleoperadora!! La de cosas que podríamos contarnos, ché.

Lo de los operadores de Internet es un cachondeo. Yo creo que a los de Consumo ya les tiene que entrar la risa floja cuando va alguien a quejarse de un asunto de este tipo. Qué asco.
victor ha dicho que…
Hola me gustaria que puediesemos intercambiar enlaces para aumentar las visitas y la relevancia en google. te dejo mi email: victorct@ymail.com

Un saludo
Esquizofrénico ha dicho que…
VÍCTOR: No entiendo a qué te refieres. (¿Tienes blog?)