21 enero 2007

COSAS QUE LEER... CUANDO ESTAS EN LA TAZA

Sin abandonar del todo la esencia del comentario anterior, voy a proponer en este una especie de puesta en común.
Pero, antes, empezaré confesando que gracias a este vicio/virtud he conseguido averiguar los compuestos de la mayoría de los dentríficos, colonias, jabones y cremas varias.
Pondré un ejemplo: ¿sabías que entre los componentes del FUNGUSOL (un polvo que se aplica directamente sobre la piel, dentro del calzado y calcetines, para evitar el sudor, el mal olor y los hongos) se ecuentra el ÁCIDO BÓRICO (atención muchachos de el diario EL MUNDO), óxido de Zinc, aerosil y los excipientes?



Aquí os presento, además de los citados polvos, dos de mis favoritos.
El paquete de tabaco, un clásico que la mayoría (de los fumadores) siempre tiene a mano. Ventajas: es breve y tiene pocos textos, pero con tantas caras como un dado. Además, desde hace unos años, y gracias al Ministerio de Sanidad, se incluye una valiosísima información sobre sus efectos inmediatos. *(Sobre este mismo tema: imaginad que hiciesen lo mismo con el alcohol, al que en las vallas se les añade un consejo que prácticamente nadie sigue: "Beba con moderación, es su responsabilidad").



Sigo. A su lado la revista GLAMOUR: manejable, con muchas páginas y reportajes. De fácil lectura, con muchas fotos, y que si la euforia hormonal aprieta mucho, mucho, también puede tener usos varios.

Finalmente, me gustaría que contaráis en vuestros comentarios, cuáles son o han sido vuestras lecturas favoritas, habituales o las más anecdóticas. (Con todo esto, por supuesto, escribiré el libro LAS 100 MEJORES LECTURAS... DE TAZA, me forraré y no me volveréis a ver el pelo jamás, en vuestra puta vida).

4 comentarios:

Anónimo dijo...

si te haces rico acuerdate de mi...yo lo mas raro que he leido en la taza fue un articulo de Sanchez Drago hablando del Punset...(ahi queda eso)

P.D. soy Manu

Anónimo dijo...

Pero hombre Andrés lo de leer ya no se lleva, bien es cierto que es una práctica tradicional muy efectiva, pero ¿Has probado a contar baldosas? En paralelo, en diagonal, en zig zag, agrupadas por colores...es como un sudoku gigante en tu cuarto de baño, mejor que el Bio de Coronado.

El libro que estoy leyendo ahora en el metro, que no en la taza, es PORNO de Irvine Welsh (la 2º parte de Trainspotting). De momento me está gustando

Irene

Andrés dijo...

A IRENE: Fíjate bien en la foto del Fungusol. Lo que hay detrás sería, para tí y para los adictos al baldosín, la octava maravilla del sudoku. No los he contado, pero creo que en el baño pequeño de mi piso hay más de 300 azulejos de gresite amarillo. ¡Qué cosas!

German dijo...

Lo de leer en la taza me parece una práctica de lo más sana, como sino iba yo a saber que puedes morir con un tampas (mira que se lo he explicado a Vanesa y ni caso oye), o que la mayoria de toallitas humedas para el WC (huy que fino) no pueden tirarse por el WC... Pero tiene sus incovenientes, sobretodo si eres como yo, un adicto. El principal de ellos es lo que he dado en llamar "pies de barca", es un sindrome que comienza con un ligero hormigueo por las piernas, que sueles ignorar con el simple metodo del balanceo, pero el picor aumenta y comienzas a dar pisotones como cuando hace frio, al notar que el pie te duele es cuando decides levantarte, y justo hay es cuando descubres que tus pies ahora son como dos barcas que no controlas y te sobreviene un desvanecimiento producido por el hecho de caerte hacía adelante con los pantalones por los tobillos, y lo que es peor, el culo sin limpiar.
Así que cuidado, lo digo por experiencia, en la taza por lectura, nada más largo que la etiqueta del gel.