14 mayo 2010

THE LAST OF LOST, o algo así.

Ahora que LOST está a punto de acabar, de terminar, de cerrarse, de finiquitarse, por fin, ahora podemos decir, incluso antes de haber visto su final, que estamos ante uno de los mejores productos-deficción-vendedores de "humo" del mercado televisivo (no en vano el personaje central acaba siendo el humo, pero el humo de verdad). Ninguna serie había abierto tantos caminos, tantas tramas, tantos espacios, tantos flaschback, tantos personajes, en resumen, tantas expectativas rematadas en el más absurdo de los callejones sin salida. Y ese ha sido el auténtico valor, su marca, su paradigma: consegir la fascinación por la nada (disfrazada de incertidumbre) que ha abducido a millones de seguidores y de fans. Este vídeo que unos visionarios colgaron en youtube allá por el 2007, es decir, casi 3 años antes de que se escribiese su final, merece un lugar a parte. Entre otras cosas porque entre esa sarta de estupideces y absurdeces (y créanme si les digo que las reuniones de guión de una serie española se parecen mucho a ésta) se encuentran muchas cosas que han acabado formando parte de la serie. Quizá los guionistas de LOST vieron el esquech y, abandonados por las musas, aprovecharon su contenido.
Fuere así o no, aquí lo dejo.

No hay comentarios: