24 septiembre 2007

CUANDO EL MALO ES UN CAFRE

La calidad de las series españolas de investigación y misterio es directamente proporcional con la calidad de los "malos" que las protagonizan.

Ayer, 23 de septiembre de 2007, se estrenó en Telecinco RIS (entiendo que para evitar susceptibilidades y chascarrillos fáciles -a mí me suena a risa o a rip- le hayan añadido lo de "CIENTÍFICA"). Se trata de una adaptación patria perpetrada por Telecinco y Videomedia de la italiana RIS DELITTI IMPERFETTI.

En el primer capítulo, del que sólo puede ver el final, los policías persiguen a un psicópata que asesina mujeres. Por lo que pude ver (los últimos 20 minutos) dominan los tópicos: el asesino es un joven que en su ñinez había visto como su madre recibía hombre tras hombre, ejerciendo así el oficio más antiguo del mundo. En una secuencia explicativa (al final) se nos muestra a un niño observando atónito a través de la cerradura de un armario, un momento de sexo duro entre un hombre con bigote postizo, -sospechosamente parecido a Aznar- y su madre. El niño, ya adolescente, enfocará toda su ira y su odio hacia las mujeres, practicando también el sexo duro con ellas y asesinándolas.
Se trata de un personaje desagradable, insulso, poseido y gritón (a veces me recordaba a un Pocholo sanguinario) sin un ápice de inteligencia (en la secuencia final, sujeta a una de las policías con una hoz en la garganta que incomprensiblemente suelta, lo que, fíjate tú, facilita el disparo de Coronado, que intentaba, por decirlo de alguna forma, convencer al niñato para que desistiera). Un caos, en el que molestaba todavía más una sonora melodía que recordaba (a mi al menos) de forma siniestra la innecesaria y estridente banda sonora de otra serie policíaca (POLICÍAS, Antena 3).

Resumiendo.
El malo, el villano, el asesino: ridículo, insulso, gritón, absurdo.
La serie: ridícula, insulsa, gritona, absurda.

Cualquiera que entienda y conozca minimamente las claves de la ficción policíaca (literaria, cinematográfica o televisiva) sabe que para elevar la calidad de su historia, y por ende de su protagonista, el malo, llámese villano, enemigo o antagonista, debe estar siempre a la altura, si no moral al menos intelectual, de su policía, llámese investigador, perseguidor o protagonista. Si el villano es insulso, ridículo o inútil, la historia también será.
Piensen en ello y en la calidad de las historias en función de la lucha entre el bien y el mal.

Y sigo con una referencia realizada por una de las ejecutivas de VIDEOMEDIA, Mireia Acosta, que en la presentación de la serie dijo, entre otras cosas, lo siguiente:
"Las principales novedades de RIS CIENTÍFICA con respecto al formato italiano radican en dos aspectos que aportan novedad en el panorama de series nacionales: por una parte, toda la primera temporada está articulada en torno a un flashback (…) que nos lleva al segundo elemento novedoso, que es la trama de continuidad que está presente en todos los capítulos de la primer temporada y que consiste en averiguar quién es la persona que está poniendo bombas, al menos una por capítulo, en la ciudad”.

Bueno, pues no se preocupen, porque al final del capítulo ya sabemos que quien ha puesto la bomba (al menos esa) es uno de los policías: Ventura (al que da vida Juan Fernández), el antiguo jefe del equipo.

Termino con una referencia realizada por José Coronado, actor al que respeto y admiro, pero con quien no compartó planteamientos:
“RIS CIENTFÍFICA es una serie que apela a la inteligencia del espectador"

ME CUESTA CREER QUE UNA SERIE APELE A LA INTELIGENCIA DEL ESPECTADOR CONVIRTIENDO A SU ANTAGONISTA EN UN AUTÉNTICO CAFRE, INSULSO Y ABSURDO.

5 comentarios:

Metabarón dijo...

Amén.

al dijo...

Yo creo que Coronado estaba pensando en lo que decía Groucho respecto a los valores educativos de la televisión: cada vez que alguien la encendía, él se iba a otro sitio a leer un libro.

Esquizofrénico dijo...

Totalmente de acuerdo, AL. Y bueno, haciendo caso a las audiencias, parece que RIS y LA FAMILIA MATA se nos van, poco a poco.
Mientras que EL SÍNDROME DE ULISES puede que, sin quererlo, dé el campanazo.
Todavía falta tiempo.

Anónimo dijo...

¿No es un poco injusto criticar una serie habiendo visto sólo los últimos minutos?

Esquizofrénico dijo...

Como diría mi amigo Pau Donés, "Depende". En una serie basada en la resolución de un caso, como por ejemplo todos los CSI, o RIS, una parte fundamental es el qué y el cómo final (y en el primero de RIS, es una clave doble: por un lado por el capítulo, y por otro porque es la tarjeta de presentación de la serie). Diría que más de un 50% de la credibilidad de la serie depende (y van dos) de eso. Pero también avanzo que este es un blog personal y en él se expresan las opiniones de quien publica. Opiniones que el resto no tiene porqué compartir y que puede expresar en la sección de comentarios.